Lo balean en el cuello

Dos hermanos obreros que se dirigían a sus labores fueron sorprendidos al ser interceptados por un sicario, quien sin mediar palabras hirió de bala a uno de

Carlos Rodríguez / Crítica

Dos hermanos obreros que se dirigían a sus labores fueron sorprendidos al ser interceptados por un sicario, quien sin mediar palabras hirió de bala a uno de ellos, propinándole un tiro en el cuello.

El reloj marcaba las 6:45 de la mañana de ayer, martes, cuando se registró el atentado contra el obrero en el sector La Macarronera, ubicado en el corregimiento Calidonia.

El hombre estuvo por varios minutos en el pavimento boca abajo ante la desesperación de su hermano, y frente a la mirada de niños que se dirigían a la escuela, y moradores del sector.

El herido, Jhony Alejandro Palacios, de 26 años, fue trasladado empapado en su propia sangre, en un taxi al Cuarto de Urgencias del Hospital Santo Tomás, donde se encuentra recluido y en condición estable.

El hermano de Palacios contó que ambos se dirigían a sus labores habituales en la Cinta Costera cuando fueron interceptados por un sujeto desconocido, de tez blanca, quien disparó.

Luego de que el joven cayó, el atacante se dio a la fuga.

El proyectil le quedó alojado al trabajador a la altura del cuello, del lado izquierdo, informó el cuerpo médico a los familiares. No obstante, el obrero se mantiene fuera de peligro.

El padre del herido informó que no sabe qué motivó el ataque en contra de su hijo, quien es el menor de siete hermanos.

El joven tiene un hijo pequeño. Otros familiares de Palacios se acercaron a las inmediaciones del hospital para conocer del estado de salud del herido.

Los efectivos policiales del sector realizaron un fuerte operativo, sin embargo, no se reportaron detenciones.

Palacios no tiene antecedentes penales; en tanto la Policía Nacional busca establecer qué motivó el atentado en contra del ciudadano residente en el sector El Relleno, del corregimiento Curundú.

Fuente policiales apuntan a que el posible atacante es miembro de la pandilla Matar o Morir (MOM) que delinque en el corregimiento Curundú, la cual tiene rencillas con diversos grupos delictivos en la ciudad capital.

El atacante vestía un uniforme de una empresa constructora internacional como fachada para el ataque, según informaron fuentes policiales.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.