Los Andes, rodeada para frenar guerra de división pandilleril

Niños, jóvenes, ancianos y el barrio en general clama por seguridad en Los Andes N.° 2, y que sea permanente. Esa solicitud ha sido cubierta

Redacción /Crítica /

Niños, jóvenes, ancianos y el barrio en general clama por seguridad en Los Andes N.° 2, y que sea permanente.

Esa solicitud ha sido cubierta momentáneamente, más bien para apaciguar una guerra sin cuartel entre pandilleros que tiene como saldo seis homicidios.

La división de la pandilla más poderosa del barrio la protagonizan dos capos, uno conocido como el “Señor V” y el otro como “Dr. K”.

Su lucha desató lo que hoy es considerado por las autoridades como el veranillo sangriento más grande en Los Andes.

Eran considerados una dupla explosiva, eran el uno y dos en el barrio. Ambos se encargaban de evitar los robos y asegurar que hubiese un orden y respeto, equilibrio que se rompió tras la detención hace cinco meses de “Dr. K” por el homicidio del SPI Elvis Antonio Gallardo Álvarez, de 28 años, cometido en diciembre de 2007, dijo una fuente del lugar.

Por ese crimen inicialmente se hallaba detenido un familiar del “Sr. V”, pero este negó los cargos en su contra y denunció que el responsable del asesinato era el “Dr. K”. Esto no agradó a ninguna de las partes y se rompió la amistad y confianza. Se amenazaron y tras las advertencias llegaron los homicidios, según la Fiscalía Contra la Delincuencia Organizada.

Desde ese día han caído dos hermanos, uno se protegía con un chaleco antibalas, otro fue secuestrado, y un conductor de chiva, porque ese auto era propiedad de uno de los cabecillas de las bandas, le dieron más de 40 tiros.

Familia

Ayer, Henry Enrique Sánchez Estrada, de 37 años, cumplió un mes de muerto. Su pecado fue conducir la chiva de la comunidad de Villa Esperanza, en Los Andes, la cual es del “Sr. V”. La víctima dejó en la orfandad a un recién nacido. La familia considera que lo que el ojo humano no ve, Dios sí y Él es el único que hace justicia.

Con la muerte del conductor de la chiva, Villa Esperanza quedó incomunicada. Ahora la gente debe ingresar en taxi o a pie, como Anastasia Bermúdez, de 78 años, quien se queja de su caminar.

Bermúdez tiene 33 años de vivir en Los Andes y aseguró que era un lugar seguro, solo que se perdió por la droga.

El comisionado José Hernán Castillo, jefe de la Zona Policial de San Miguelito, frenó la ola de asesinatos al colocar unidades policiales en cada entrada y salida de Los Andes, medida que es vista con buenos ojos por los moradores, aunque esperan que no se vayan una vez la guerra baje.

Las autoridades manejan información de droga y dinero ilícito, pero a la fecha solo ha confiscado un cargamento de armas, tras el homicidio de Luis Alberto Castañeda, de 18 años, alias “Toti”, cometido el 2 de marzo de 2013.

Muertos

15 de marzo, Javier Gutiérrez, de 24 años, en Alcalde Díaz.

20 de abril, Luis Alberto Castañeda, de 22 años, alias “Tito”, en San Antonio, Rufina Alfaro.

31 de mayo, Néstor Torres, alias “Lentejita”, Juan Díaz.

30 de mayo, Héctor Tesis, de 37 años, “Kamala”, en Monte Oscuro, Victoriano Lorenzo.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.