Mueren arrollados en parada

Por: William Sala -

Luzmila González, de 62 años, tenía previsto almorzar en una residencia en Villa Lucre, en San Miguelito, donde laboraba como empleada doméstica, pero a las 6:45 a.m., cuando se hallaba en la parada de buses La Piedra, en Tierra Prometida, Las Cumbres, un automóvil la atropelló terminando con su vida y la de un vecino.

Su almuerzo quedó derramado entre el parabrisas y el tablero del carro rojo matriculado 404070; su maletín negro de seis pulgadas quedó en su mano izquierda, y ella postrada en la hierba, boca abajo y sin signos vitales.

Maritza González, de 26 años, y su hija más pequeña de siete, a quienes dejó en orfandad, no paraban de llorar. Ella contó que su madre era fundadora de Villa María. Llegó hace más de 25 años.

Con Luzmila, quien era oriunda de Cañazas de Veraguas, se encontraba César Arcia, de 23 años, un vecino y amigo quien vivía en una humilde morada detrás de Luzmila. A diferencia de González, quien murió en el lugar, César falleció en el Hospital Santo Tomás.

El auto que los arrolló era conducido por Manuel Sanguillén, de 28 años, quien viajaba por la carretera de Gonzalillo hacia la comunidad de Villalobos, Pedregal.

Testigos informaron que Sanquillén esquivó unos estudiantes quienes cruzaban la calle y que en ese momento perdió el control del carro y los arrolló.

Hasta ayer, lunes, 57 personas habían muerto por atropello en lo que va del año.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.