Ocho víctimas inocentes

Por: Jairo Cornejo -

El pasado mes de abril, los números rojos de la violencia tuvieron una característica distinta a los anteriores. Ocho víctimas inocentes fueron presa de la delincuencia.

La primeras de ellas cayó el 3 de abril. Francisco González Atencio, de 47 años, fue asesinado de una puñalada en el tórax a las 10:00 p.m., en Calle 13 de la barriada Santa Rita, en El Trébol. Era un humilde taxista prestamista. Fue encontrado en el maletero de su auto.

Publicidad

El cuchillo fue el arma con la que truncaron otra vida. Pablo Junier Ríos Rivera, de 18 años, recibió una puñalada para robarle el Blackberry, en Cerro Batea, en San Miguelito.

El mismo día, Edgardo Castillo Bethancourth, de 23 años, fue asesinado de dos tiros. Un piropo fue letal para él.

Romel Martínez Ureña, de 60 años, recibió tres tiros. Ese hecho se registró a las 10:00 de la mañana en Los Andes Nº 1, en la casa Nº B-153. Estaba en el sitio no indicado cuando los asesinos lo hirieron por equivocación.

Al día siguiente se reportó el crimen de Felix Antonio Mercado, de 60 años. Recibió un tiro en la cabeza. Perdió la vida cuando le robaron el arma de reglamento, ya que era agente de seguridad.

En Cabuya, de Tocumen, Rolando Castillo Herrera, de 32 años, fue asesinado de un tiro en el abdomen. Delincuentes fueron a matar a otra persona y resultó herido.

El mismo día mataron a Jonathan Davis Rentería Caicedo, de 24 años, en Roberto Durán, en San Miguelito.

Seis días después, Itzel Patricia Grifith, de 28 años, fue asesinada de un tiro en el abdomen durante una balacera en La Porqueriza, en Pueblo Nuevo.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.