Quería ser policía y abogada

Por: Carlos A. Rodríguez -

Su sueño era ser abogada mientras ejerciera labores de policía fronteriza, pero sus anhelos fueron truncados por tres delincuentes la tarde del miércoles.

Marta Cabrera Chamín tenía 23 años. El día que la mataron esperaba un bus en la parada del sector El Diamante, en Mano de Piedra, en el distrito de San Miguelito.

Publicidad

Su madre: Gilberta Chamín, llorando inconsolablemente narró que el sueño de su hija "Martita", como le decían, era graduarse de la escuela nocturna e ingresar a las unidades fronterizas, y estando allí querría estudiar abogacía para ayudarla y sacarla del lugar donde reside, ya que es muy peligroso.

La tarde de ayer, jueves, en la humilde morada se transmitía el dolor de la familia por la pérdida de su ser querido.

Desde la rústica casa ubicada en el Sector 4 de Futura, en El Valle de Urracá, doña Gilberta contó que su hija era trabajadora. Tenía solamente dos días de estar laborando en la cadena del Súper 99, donde hacía inventarios. El día que la asesinaron, estuvo arreglando todo para viajar a la provincia de Colón para continuar dichas labores, pero antes tenía que visitar a su hermano que se encuentra detenido desde hace un año.