Los pacieros casados y que tienen una envidiable estabilidad económica, que tienen chen chen suficiente para echar una cana al aire con frecuencia, que para impresionar a las guiales hacen ostentación de su