Un amuleto protector:

Escapulario: Con este nombre se denominan a los saquitos de forma diversa, a menudo en forma de corazón, confeccionados en tela de distintos colores, preferiblemente roja, conteniendo objetos de carácter religioso (pequeñas imágenes, reliquias, etc.), o materiales comunes como sal, laurel, y otros, dotados de poder amulético. Comúnmente se llevan colgados del cuello mediante un cordoncillo para de este modo ponerlos en contacto directo con la piel desnuda.