Por: Lineth Rodríguez / Marlene González -

Mientras unos duermen, las mentes creativas de otros trabajan para conquistar audiencia. Ese es el caso del productor Carlos Pasquini, quien ha implementado una manera jocosa de hacer humor político en su nueva casa, RCM.

La estrategia consiste en unos muñecos que cuestan alrededor de ochocientos balboas (B/800.00), y que fueron hechos en los Estados Unidos. Tienen zapatos, saco, corbata, aretes, collares, etc.

Publicidad

El programa, que estrena el próximo lunes por la pantalla 21, tiene como propósito hacer humor político diferente, al igual que PNN. La idea es divertir sin ofender a nadie y que la política sea más llevadera. ¡Chequen las personalidades!