¡Bienvenido, papi!

¿A quién no le gustaría ser recibido así cuando uno llega a la casa después de tanto partirse el lomo? Tu hembra esperándote en ropa interior y con cara de quiere ir al grano.
¡Bienvenido, papi!

¿A quién no le gustaría ser recibido así cuando uno llega a la casa después de tanto partirse el lomo? Tu hembra esperándote en ropa interior y con cara de quiere ir al grano.