El Vidajena

Por: Redacción -

Hay pasieros que no son mala gente y están cumpliendo mansa cana en La Joyita o en cualquier otra cárcel del país. Ese es el caso de Prudencio. De nada le sirvió ser un tipo prudente. Y la culpable fue una preciosa secretaria que despertó una pasión incontrolable en el buaycito. Prudencio tenía fe ciega de Medea, un paicito de 19 años.

Medea era graduada de una escuela pública donde había conseguido las mejores calificaciones de su clase y por eso le fue fácil conseguir trabajo en una gran empresa, propiedad de un

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.