Experiencia y sensualismo

A pesar de que muchos no pudieron llegar al concierto por el tranque espantoso que había hasta el estadio nacional Rod Carew, hubo personas que por nada

Lehisy Domínguez /VIVA / Fotos: Abel Rodríguez

A pesar de que muchos no pudieron llegar al concierto por el tranque espantoso que había hasta el estadio nacional Rod Carew, hubo personas que por nada del mundo se perdieron la presentación de sus artistas favoritos, Romeo Santos y Juan Luis Guerra.

Tanto era el fanatismo por estos artistas que hubo personas que caminaron desde la construcción de la Ciudad Hospitalaria hasta el estadio, y otras desde la Plaza Centenial. Las mujeres, con sus tacones en la mano y por todo el hombro de la calle, decían que por nada del mundo se lo perderían, aunque solo llegasen a oír la última canción.

Excelente concierto

La experiencia, creatividad y pasión se desbordaron en el escenario con los artistas dominicanos.

El primero en salir fue Juan Luis Guerra, quien manifestó estar feliz de cantar en un país como Panamá. Este artista arrancó a eso de las diez de la noche e interpretó más de 15 temas. “Bilirrubina” fue el éxito con el que inició y la gente de una vez empezó a tirar sus pasos, unos en compañía, otros solos.

Seguido de “Ojalá llueva café”, “Bachata rosa”, “Mi bendición”, esta canción se la dedicó a su esposa y a la vez dijo: “El que ama a su esposa, se ama así mismo”, “La guagua”, “El costo de la vida”, “En el cielo no hay hospital”, y tiró sus pasos. También aprovechó el momento para hablar de Dios y darle gracias.

El bachatero cantó por más de una hora y media, y se fue del escenario del Rod Carew, pero el público le gritaba “otra”, “otra” y regresó para hacer un popurrí de temas como “A pedir su mano”, “Viviré en tu recuerdo”, “Burbujas de amor” y “Tengo un corazón”.

Con un receso de 20 minutos, llegó lo que muchas féminas esperaban, la aparición de Romeo Santos, quien apareció en una silla sentado como si fuese un rey. Sin embargo, esta no fue la única excentricidad del artista, porque tenía un micrófono que al final tenía la forma de una corona.

“You” fue el tema que excitó a las más de 20 mil personas que abarrotaron el estadio nacional. Con un “jeans” ajustado y chaleco que dejaba al descubierto sus hombros, dijo: “Donde están mis diablas”, “Cómo están los hombres y mujeres de arriba y abajo”, “Que se sienta Panamá”.

Por más de una hora, cantó e interactuó con el público. Pero lo que todos esperaban era el dueto entre estos dos artistas, y Romeo llamó al escenario a Juan Luis Guerra para cantar “Frío, frío”, con esto quedó demostrado la calidad de concierto que presentaron ambos.

El público coreaba la canción a la vez que se prendían unas luces blancas, fue todo un espectáculo.

Juan Luis Guerra se despidió y Romeo siguió e invitó a cantar a la tarima a varios hombres, unos ni se sabían la letra de las canciones, así que de una vez los bajaba.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.