Block title
Block content
Block title
Block content

La hicieron sentir en casa

Por: Gissela Ábrego /VIVA -

Aunque muchos artistas digan que nadie es profeta en su tierra, Erika Ender puede decir que sí es profeta, pues ella misma lo comprobó la noche del viernes en el concierto acústico que ofreció en el teatro Assa, denominado "Erika Acústika", el cual duró hora y media.

El ambiente y el público hicieron sentir a Erika más en casa que nunca, pues, como saben, la cantautora vive desde hace mucho tiempo en Estados Unidos. La panameña estaba cómoda y recalcaba que se sentía como si estuviera en la comodidad de su sala.

La escenografía del "show" fue maravillosa, como también los acordes musicales que aportó la banda en vivo en el afamado concierto.

Erika apareció en escena con su peculiar afro, eso sí, lucía como una princesa, pues usó un vestido que se ajustó a su tonificado cuerpo.

Entre los temas que interpretó estuvieron algunas canciones que ella compuso a otros artistas: "Candela" (Chayanne), "A puro dolor" (colaboró con Omar Alfanno en su traducción a inglés), "Siete vidas" (Alexis Ramos), "¡Ay, mamá", (Chayanne), "Cinco minutos", "Sola" (Gloria Trevi), entre otros.

La artista de 40 años no solo cantó temas de su autoría, también interpretó sus propias melodías como "Luna nueva", "Cheque al portador" , "El lugar que me vio nacer", y el más aclamado, "Masoquista", este último tema puso al público del teatro de pie, muchas de las féminas se sintieron identificadas con la canción.

Mientra interpretaba sus temas, contaba algunas anécdotas de su pasado. "Mi cabello fue objeto de 'bullying' en mi infancia, mis compañeros me decían cabeza de trapeador, cabeza de mazorca, ¡ufff!, lo que menos piensan ustedes, pero aquí estoy riéndome de esos recuerdos", comentó la artista.

Block title
Block content
Block title
Block content