Lechuga para virginidad

Por: Redacción -

Se creía que una mujer era virgen si luego de oler una lechuga fresca no le daban ganas de ir al baño, o al menos esa es una de las hipótesis que sostiene el teólogo y científico Alberto Magno en su libro 'De Secretis Mulerium', según informa la BBC.

El documento, guardado por la Sociedad Real de Química de Londres, buscaba esclarecer este y otros mitos sobre la mujer en los años oscuros de mediados del milenio pasado.

Así, también se daban recomendaciones a los hombres para tener un hijo varón. Para este fin, la mujer debía tomar vino con matriz e intestinos pulverizados de liebre. Si luego de esto una mujer embarazada tenía el pecho izquierdo más grande que el derecho, la mujer tendría una niña. Caso contrario, la fórmula habría funcionado y el hijo sería un hombre.

Otras teorías señalaban que las mujeres podían matar con la mirada si se encontraban en época de menstruación y que los antojos del embarazo se debían al mal humor.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.