Lizveika se confiesa

José Edwin Sánchez M.
[email protected]

Uno de los rostros de las noticias en Panamá habla con Crítica sobre su vida. Los motivos que la llevaron a dejar su provincia, Chiriquí, y venirse a trabajar a Panamá.

Lisveika Lezcano es una abogada que se maneja en los medios de comunicación como presentadora de noticias en Telemetro, y no cree que para triunfar se tengan que hacer actos indecentes, pero respeta la decisión  que toda persona tome sobre su vida.

Un tanto esquiva sobre el aspecto sentimental, se limitó a decir que en estos momentos “soy completamente feliz”, sin dar mayores detalles.

Ella nos habla un poco de su vida, veamos:    
Eres abogada, ¿por qué escogiste la comunicación social sobre el Derecho?
Para mí ambas disciplinas son importantes. La formación en ambas me ha fortalecido como profesional, lo que me hace tener una visión distinta y trato siempre de ubicarme en el sitio de quienes están detrás de la pantalla para hacer las preguntas que ellos harían, o dar mensajes encaminados a esclarecer sus dudas.

¿Qué te motivo a dejar tu provincia y venirte a Panamá?
La sed de seguir descubriendo, de seguir arriesgándome, el plantearme nuevos retos me hizo tomar esa difícil decisión, estaba segura de que iba a conseguir más opciones para seguir creciendo y así tal cual lo soñé se ha dado.

¿Te han hecho alguna propuesta indecente?
A través de las redes sociales te escriben muchas cosas, pero no presto atención a eso, tengo excelente relación con aquellas personas que han decidido ser mis amigos tanto en Facebook como en Twitter.

Hace unos días se publicó un reportaje en un medio, de chicas prepago en la tele y emisoras... ¿qué piensas de ello?
Ese es un tema muy delicado. Soy muy respetuosa y no me gusta meterme en la vida y decisiones de otros, ya que cada quien decide qué hacer con su vida. Me parece errado que se estigmatice la labor de las damas que se desempeñan en la radio y la televisión, conozco a muchas mujeres decentes, luchadoras y con visión de futuro que se agitan en estos medios y te aseguro que no han tenido que apoyarse en nadie ni en ninguna práctica de este tipo para llegar a donde están, me incluyo en ese grupo de mujeres profesionales que han obtenido lo que desean trabajando honradamente.

Cómo es un día normal en tu vida?
Ningún día en mi vida se parece a otro, lo único que no cambia es la hora de levantarme de lunes a viernes, es decir, a las 4:15 a.m. Debo estar lista para el noticiero por tarde a las 5:30 a.m., al principio fue difícil acostumbrarme. Ya ha pasado un año increíblemente de haber iniciado con este horario, imagínate que hay domingos en los que me levanto asustada porque pienso que me he quedado dormida. Adicional a esto, pues, asisto a la universidad, hago ejercicios, debo atender compromisos relacionados con una empresa familiar, también efectuar labores de maestra de ceremonia cuando me lo soliciten algunas empresas con las que trabajo, algunos trámites legales cuando sea pertinente, leo algún buen libro cada vez que puedo, entre otras actividades que se presenten de último minuto.

¿Tu rutina de ejercicios?
No tengo una rutina inflexible, trato de correr, patinar, ir al gimnasio unos 2 o 3 días a la semana, he estado pensando en prepararme para una media maratón para este fin de año, sin embargo,  estoy tratando de organizarme para cumplir. En cuanto a mis ejercicios físicos, soy disciplinada y cuando debo bajar unas cuantas libras, no tengo problema para lograrlo.

Tu mayor virtud y tu mayor defecto.
“Creo que es la responsabilidad, y quizás mi defecto se deriva de allí mismo. No tengo muy buen carácter cuando me tropiezo con personas irresponsables o impuntuales.

¿Qué no harías nunca en tu vida?
Esa es una pregunta muy difícil, pero pienso que nunca tomaría cosas que no me pertenecen (robo o hurto), tampoco mataría. Es difícil decir de esta agua no beberé, soy un ser humano.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.