Block title
Block content
Block title
Block content

Mantener una buena higiene previene enfermedades

Por: VIVA -

Siempre se habla de la higiene íntima de las mujeres, pero es poco común que se trate con la misma intensidad, la higiene íntima en el hombre. Lo cual es sumamente importante.

En el mercado existen diferentes productos como cremas, toallas y jabones líquidos para las mujeres, los cuales también son ideales para el sexo masculino, algo que los hombres desconocen, según explica la uróloga Abby de la Cruz.

La especialista expresa que una de las ventajas del genital de los hombres es que está fuera del cuerpo, lo que facilita rápidamente la detección de un mal olor o infección. Sin embargo, no por eso el hombre debe descuidar esa área, ya que si tiene una mala higiene eso podría influir a la hora de tener relaciones sexuales. Además, la doctora explica que esto provocaría el rechazo inconsciente de la pareja. ¿Qué mujer haría sexo oral a su chico con mal olor? Nadie. ¿Verdad?

De la Cruz, uróloga de la Caja de Seguro Social, manifestó que el aseo en la zona genital del hombre es importante, porque se pueden evitar infecciones inesperadas por hongos o bacterias, que si no se cuidan, a la larga se convertirían en algo peligroso. Pues en ocasiones por la falta de atención hasta un cáncer se podría padecer.

La frecuencia de la higiene genital dependerá del organismo del hombre y las actividades que realice durante el día.

Recomendación

La doctora recomienda que cuando el hombre se vaya a duchar tome media hora, y por lo menos que sea dos duchas al día.

También es indispensable lavar el pene con abundante agua, prestando atención a la zona del glande y retirando el prepucio hacia atrás. El jabón entre más neutro mejor, nada de olores excesivos. Algo muy importante, según explica la uróloga, es que a la hora de secar el pene, este se haga con una toalla diferente, o sea que no se use la misma que se utiliza para secar el resto del cuerpo.

Mientras que para esos hombres que no están circuncidados, debe tener un cuidado especial, por ello empieza halando suavemente el prepucio hacia atrás, luego limpie con agua y jabón. Una vez finalizado esto coloque en su lugar. "No se debe forzar la retracción del prepucio de ninguna manera", explica la doctora, porque causaría alguna lesión en esa zona tan sensible.

Otra de las sugerencias es que cada vez que tengas relaciones sexuales laves tu zona íntima. Espere unos minutos.

Y por último, la ropa interior de algodón es la mejor opción, pues frena la transpiración y por ende no irrita el área genital.

Block title
Block content
Block title
Block content