Olvídese de la sal por su bien

Por: Redacción -

La sal es esencial para que nuestro cuerpo funcione y se mantenga el balance de fluidos en nuestro organismo, pero un alto porcentaje de la población consume demasiada sal. Existe suficiente evidencia que muestra la fuerte relación entre el consumo de sal y la presión arterial alta (hipertensión).

- Es necesario saber que nuestra necesidades diarias de sal son pequeñas, unos 4 gramos de sal por día.

Publicidad

- Evite los gestos mecánicos de agregar sal antes de probar los alimentos.

- Tengamos en cuenta que las salsas preparadas (ketchup, mayonesa y aderezos) tienen un alto contenido de sal.

- No use sal al cocinar. Si bien en un principio la comida nos va a resultar sosa, en un breve período de tiempo (2 a 3 semanas) los receptores del gusto en la lengua se harán más sensibles, lo que llevará a que hasta una ínfima cantidad de sal pueda ser percibida y los sabores y aromas naturales de los alimentos podrán ser revalorizados.

- Incrementemos el consumo de alimento frescos tales como verduras, frutas, carnes, arroz, jugos naturales, usemos como aderezos hierbas aromáticas, laurel, orégano, perejil, eneldo, menta, limón y vinagre.

- Si comemos fuera de casa, pidamos que la comida sea preparada con muy poca sal y que las salsas y aderezos sean traídos aparte, sin mezclar con los alimentos.

Siguiendo estos consejos podemos reducir la invalidez y la mortalidad por enfermedades vasculares.