Panamá unido a celebración de 70 años del Nobel a Mistral

Siguió explcando que Gabriela Mistral llegó a España en tiempos en que florecían escritores, poetas, filósofos, intelectuales y políticos.

Por: Rosalina Orocú Mojica / Crítica -

Chile, España y Panamá celebran el Nobel y panameñidad de Gabriela Mistral. En el centro cultural de España en Panamá, Casa del soldado. Anoche. "Estamos celebrando los 70 años del Premio Nobel. Nos corresponde a todos. Porque, Gabriela Mistral no es solo chilena. Es latinoamericana. Gabriela Mistral es panameña también y muy panameña. En 1931 vino a Panamá. Se hospedó en el Hotel Central", fue parte de lo que dijo D. Jaime Quezada, Embajador Mistraliano, quien como parte de las actividades desarrolladas en nuestro país en el marco de la celebración del 70 aniversario de la entrega del máximo galardón de la literatura universal, el Premio Nobel, a su coterránea, Gabriela Mistral, dictó una conferencia y participó en un conversatorio. Junto al embajador de España, Ricardo Santos y el embajador de Chile Francisco Cruz. El destacado visitante y estudioso de la vida y obra de Mistral destacó que ella estuvo de visita en nuestro país en 1931, donde fue objeto de distinciones por parte del presidente Ricardo J. Alfaro y el ayuntamiento, entre otros. Añadió que ella expresó su deseo de que en su próxima visita al país ya la mujer hubiese adquirido el derecho al sufragio. El poemario "Tala" fue el libro más importante de Mistral,dijo Quezada y llamó la atención en reiteradas ocasiones acerca del americanismo que caracterizó a quien le gustaba que se le llamase simplemente maestra rural. Él habló sobre las principales publicaciones de Mistral. Mencionó las tres obras que considera pilares: Desolación (1922), "Cartas de amor y desamor" y "Tala" (1938). Otro aspecto en el que enfatizó fue que ella fue pacifista y defensora de los derechos humanos. Así lo puso de manifiesto en diciembre de 1955 en la asamblea de la liga de las naciones (hoy día ONU), que siempre con su poesía, su narrativa y sus discursos retrataba la realidad social de su entorno y del continente. Tanto los embajadores de España y Chile como el embajador Mistralista hablaron de los periplos de la Nobel y de su legado. El embajador de España destacó que Mistral vivió en España casi tres años, "en pleno apogeo de su creación literaria", llegó a Madrid en 1963 en calidad de consul, y que su estadía en la nación europea incidió en su producción creativa. Coincidió con Pablo Neruda quien fungía como Cónsul en Barcelona. Siguió explcando que Gabriela Mistral llegó a España en tiempos en que florecían escritores, poetas, filósofos, intelectuales y políticos. Por su parte, el embajador de Chile puso de relieve el hecho de que Gabriela Mistral fue en cierta forma una visionaria, una adelantada, ya que se comportó como una ciudadana de la aldea global, pues se volcó hacia el mundo internacional, siempre mostró interés por el bienestar de los pueblos, no solamente de su natal Chile.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.