Prácticas y sencillas

Si tienes una pared en un tono blanco en la comodidad de tu hogar y deseas agregarle color y dinamismo, lo único que debes hacer es elegir

Redacción / VIVA

Si tienes una pared en un tono blanco en la comodidad de tu hogar y deseas agregarle color y dinamismo, lo único que debes hacer es elegir diferentes cuadros del mismo tamaño y enmarcar en ellos tus estampados, papeles o telas preferidas.

Una solución sencilla y económica que resulta muy decorativa y aporta dinamismo a cualquier rincón, de una forma muy original.

Otro truco es si tienes algún mueble que prefieras que mantuviera ocultos los objetos que colocas o almacenas en él, solo tienes que colocar unas cortinas que combinen con el resto de la decoración. No solo te ayudarán a ocultar eso que no quieres que esté a la vista, sino que además resultarán muy decorativas.


Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.