Venice Beach: Los hombres más rudos

Los tipos tienen un lema: “El CrossFit es para gallinas”. La fuerza real requiere trabajo real en un mundo real.

Por: http://www.maximmexico.com/ -

Hay una palabra que ilumina a los tronados: “funcional”. ¿Colocar tus manos alrededor de una haltera de 180 kilos y elevar a esa bastarda sobre tu cabeza? Eso no es funcional; eso es entrenar unos músculos para hacer cierto movimiento una y otra vez. “Si te caes de un árbol y tienes que tomar una rama con una mano”, dice Pual Duke, “y usabas correas en el gimnasio. Bueno, tu agarre no va a ser tan bueno y te caerás”. Pero Duke no se caerá. Él puede tomar la rama con una mano y columpiarse como el mono más fuerte del mundo. Puede hacer esto porque su agarre es aplastante. Porque él y su compañero de entrenamiento, Jacob Peacock, hacen ejercicio en un árbol real. Porque eso es funcional. A un costado de Venice Beach, la capital mundial de los tipos ponchados, Duke y Peacock son hombres aparte: su espectáculo diario es conocido por todos como el Viking Brothers. Es imposible no verlos. Son actores que se conocieron hace dos años en el Gold’s Gym y descubrieron una pasión compartida por las metas de locura —cosas como dominar la lagartija parado de manos con un brazo, que es tan absurda como suena—. Y para alcanzar estas metas, comenzaron con entrenamientos de locura al aire libre. Los Vikings se aventuran con nada más que una cuerda y convirtieron a la Tierra en una carrera de retos: aventar piedras, arrastrar troncos a través del lodo, hacer pull-ups de la rama de un árbol y luego brincar a otro. Cualquiera que se quiera unir es bienvenido. Pocos siguen el ritmo. Los tipos tienen un lema: “El CrossFit es para gallinas”. Pero lo que en verdad odian es el equipo del gimnasio y los trucos para músculos espectaculares. La fuerza real requiere trabajo real en un mundo real —está en el agarre y los glúteos y los pocos músculos que nunca sobresalen—. Incluso su look distintivo, las grandes barbas, se las dejaron por un objetivo práctico: hay trabajo para los actores fuertes que parece que podrían salir en Game Of Thrones. “No tenemos que vernos bonitos”, dice Duke. “A veces vamos al gimnasio y no me peino la barba de forma adecuada. No importa. A veces ahí hay comida. No importa”. “Incluso así recibimos miradas de las damas”, dice Peacock. “Ah, sí”, dice Duke. “Debo decir que ahora recibimos mucha más atención de las mujeres porque desean esa masculinidad. Pueden decir: ‘¡Wow, esos tipos parecen hombres reales. Mira lo que pueden hacer”. Ambos están casados. Y las dos esposas, en honor a la verdad, quieren que se quiten las barbas. Pero eso simplemente no sería funcional.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.