Yiye Ávila descansa en paz

Bajo un sol candente, los seguidores esperaron a que llegara la comitiva fúnebre, que salió desde la Iglesia de Dios Pentecosal M.I., en pleno casco urbano y que llegó en silencio, escoltada por la Policía.

Tomado de: El Nuevo Día y Primera Hora

El cementerio municipal Remanso de Paz en Camuy se hizo pequeño para recibir en la tarde de hoy a las cientos de personas que fueron a dar el último adiós al evangelista Yiye Ávila.

Bajo un sol candente, los seguidores esperaron a que llegara la comitiva fúnebre, que salió desde la Iglesia de Dios Pentecosal M.I., en pleno casco urbano y que llegó en silencio, escoltada por la Policía.

Entre los momentos de duelo, la viuda de Ávila, doña Carmen Talavera, se mantuvo acompañada de su hija, Doris Ávila, y sus nietos y bisnietos, mientras el pastor José Zapico Fernández, del ministerio internacional Jesús Vive Hoy, en la ciudad de Florida, ofrecía palabras de aliento a los presentes.

“Si el hermano Yiye estuviera presente aquí, sencillamente, hubiera querido compartir un mensaje muy a tono con lo que él siempre ha predicado a través de 50 años... Y es que, él amó profundamente, hasta el último momento de su vida, la venida del Señor”, dijo.

“Yo creo que eso es algo que nosotros y todos los que hemos sido testigos de su ministerio, no debemos olvidar”, agregó.

Mientras descendía el ataúd hasta el lugar que sería la última morada del aclamado pastor, debajo de una pequeña palma, una de las feligresas, que había venido desde Aguadilla, tocaba el shofar, un instrumendo de viento que, según las creencias religiosas, se utilizaba para anunciar la venida del Señor.

“El poder de Dios sigue vivo”, cantaron muchos a viva voz.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.