Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Gol olímpico Ahora hay lamentos por lo que bien pudo prevenirse

Por: Roberto Acuña N. @RobertoAcunaN -

Es mejor prevenir antes que lamentar. Este dicho invita a tomar precauciones cuando, en tiempo oportuno, nos advierten sobre una información o acontecimiento que posiblemente nos afecte en el futuro. Y esas medidas se toman para evitar o disminuir consecuencias negativas.

Cuando las proyecciones meteorológicas vaticinan fuertes lluvias, lo más sensato es que tomemos el paraguas antes de salir de casa.

Es que precisamente, por no haber la dirigencia adoptado medidas preventivas, la Selección Nacional de Fútbol Mayor deberá caminar cuesta arriba en su ahora desesperada misión por clasificarse a la Hexagonal final de la Concacaf. Por delante, quedan ocho fechas Fifa, y en cada una tendrá que ir por la victoria, aunque también esperar que El Salvador tropiece si pretende amanecer el 20 de junio de 2020 entre las seis mejores selecciones de la Concacaf en el “ranking” Fifa. Solo así podrá aspirar a conseguir un boleto directo al Mundial 2022.

Publicidad

Este escenario de incertidumbre pudo haberse evitado, si la dirigencia del fútbol panameño, especialmente la junta directiva que presidía Pedro Chaluja, hubiese estado metida en partido. Si desde octubre de 2017 tenían conocimiento de que la clasificación Fifa determinaría qué selecciones entrarían en la Hexagonal, ¿cómo se justifica que Gary Stempel, primero, y Julio Dely, después, nunca hayan sido alertados? ¿Dónde estaba puesta la mente de la dirigencia del fútbol panameño que descuidó un tema que debió estar en el primer orden de prioridad, luego del Mundial Rusia 2018?

No hay justificación que valga.

De buena fuente sé que económicamente la situación de la Fepafut no es la mejor. Y ahora esta negligente actuación de los directivos resultó un golpe directo contra el producto más rentable de la federación: la selección mayor.

En otras latitudes una chambonada de este tipo se paga caro. Muy caro. Pero no creo que haya consecuencias para los responsables de que actualmente la selección esté en una situación muy desventajosa. Quienes ya están sufriendo las consecuencias del fallo de los directivos son los jugadores, sometidos a una mayor presión porque de ahora en adelante solo vale ganar.

Este episodio también deja muy mal parada a la Fepafut frente a los patrocinadores. Y es posible que otros estén dudando en invertir en un producto que, si no amanece el 20 de junio de 2020 entre los seis mejores de la Concacaf, perderá valor comercialmente hablando.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content