Al Camp Nou le cuesta llenarse; los rivales y horarios no ayudan

El último partido Barcelona-Depor registró una entrada inimaginable hace años, ya que sólo acudieron 53.507 aficionados, para un recinto que da cabida a 99 mil 354 almas.
En la última fecha la afición no llegó al Camp Nou como se esperaba./ Foto AP

En la última fecha la afición no llegó al Camp Nou como se esperaba./ Foto AP

Por: España/EFE -

Cuando la televisión no tenía un poder tan incuestionable como el actual dentro del deporte de primer nivel como en la Liga Española, cada equipo tenía su horario como local. En el Camp Nou, las 5:00 p.m. para partidos de Liga era un horario casi sagrado. Así, daba lo mismo el rival que se presentase, porque el campo casi siempre se llenaba.

La tradición ha sido un elemento sostenible mientras los clubes facturaban lo que recaudaban en las taquillas. Se conocía de antemano que visitar un campo u otro llevaba implícito un horario tradicional en ese punto de la geografía, y solo susceptible de alterarse si había sido elegido partido para ser televisado.

Publicidad

Pero cuando los atípicos crecieron como la espuma, tanto los facturados por comercialización, pero especialmente los derechos televisivos, y empezado a ser imprescindibles para cuadrar los resultados económicos, los clubes acabaron por aceptar otros escenarios, como por ejemplo ceder a las televisiones los horarios para que éstas pudiesen sacar el mayor potencial.

En esta tesitura se encuentran todos los clubes españoles, aunque algunos más afectados que otros por ir saltando por toda la parrilla, incluida la del viernes y el lunes. En el caso del Barça, ni incluso un horario tan 'europeo' (por ser el de la Champions League) ha arraigado en la Liga, como se pudo ver este fin de semana pasada, cuando a las 8:45 p.m. para un Barcelona vs. Deportivo de La Coruña el Camp Nou registró una entrada inimaginable hace años, ya que sólo acudieron 53.507 aficionados, para un recinto que da cabida a 99 mil 354 almas.

No es la primera vez que esta temporada el templo de los barcelonistas ha estado más vacío que lleno. Hace tres jornadas, en un horario que parecía apetecible, por ser un sábado a las 1:00 p.m. para recibir al Celta, el Camp Nou en una matinal soleada, aunque fría, sólo atrajo a 63.208 aficionados, lejos del casi lleno que a veces ha registrado el campo en horario parecido (12:00 horas) en domingo. ¿La razón?, que el mediodía de un sábado es un horario muy comercial en la ciudad.

Existe un dato demoledor de lo que acontece esta temporada con respecto a las dos últimas, y jugadas las primeras ocho jornadas de Liga: el estadio de los azulgranas ha perdido muchos aficionados. La media hace dos temporadas hasta el octavo partido de Liga en el Camp Nou era de 73.628, la temporada pasada, 81.686, y en ésta, 55.362.

NO DEJES DE VER: Sergio Ramos: 'Es el partido más importante a nivel mundial'

No obstante, éste última cifra tiene trampa, ya que uno de los partidos se jugó a puerta cerrada (el 1 de octubre, contra Las Palmas). Sin este partido, la cifra queda en 63.273 de media en siete partido.

Hay múltiples razones para explicar este descenso, y quizá las dos más destacadas son la estacionalidad y el nivel de los rivales, aunque en este último aspecto no siempre funciona de la misma forma. En este mismo curso, la visita del Real Madrid (89.514 aficionados), en la Supercopa de España, y la de la Juventus (78.656), hacen pensar que cuando al Barça le ha visitado un rival imponente el aficionado ha respondido.