Brasil y Uruguay escriben hoy un nuevo capítulo

Primero hay que dejar algo muy claro: el partido por las semifinales de la Copa Confederaciones que disputan hoy Brasil y Uruguay no tiene nada que ver

Brasil / AP

Primero hay que dejar algo muy claro: el partido por las semifinales de la Copa Confederaciones que disputan hoy Brasil y Uruguay no tiene nada que ver con aquella definición de la Copa del Mundo de 1950 en el estadio Maracaná. Ni en importancia ni en contexto.

Así que basta de hablar de otro Maracanazo.

Para empezar, este encuentro ni siquiera será en el Maracaná de Río de Janeiro, que dicho sea de paso ya ni se asemeja a aquel coloso en el que más de 170.000 brasileños lloraron la inesperada derrota 2-1 de su amada “selecao” ante Uruguay.

Sí hay mucho en juego para ambas selecciones, sobre todo para el anfitrión.

Brasil llega entonado luego de una primera ronda perfecta, en la que metió nueve goles y sólo recibió dos, con un Neymar que anotó un gol en cada uno de los tres compromisos y empieza a justificar el calificativo de nuevo ídolo y salvador del fútbol brasileño.

El nuevo astro del Barcelona no sólo metió tres golazos, sino que asistió a sus compañeros, generó peligro cada vez que tocó.

Una buena prueba para el que tendrá la enorme responsabilidad de darle a Brasil su sexta corona mundial en 2014.

El técnico Luiz Felipe Scolari, que comenzó en noviembre su segunda etapa con la selección brasileña, finalmente empieza a lograr los resultados esperados tras una serie de amistosos en los que surgieron más dudas que respuestas.

Scolari sabe que enfrente tiene a un equipo veterano, que está junto desde hace seis años, y que fue cuarto en el Mundial de 2010 y ganó la Copa América de 2011. Brasil fue eliminado en los cuartos de final en ambos torneos.

“Sabemos que tendremos que ser muy cuidadosos contra Uruguay, porque según nuestros visores es el equipo que mejor se planta en la cancha de todos los que están”, advirtió Scolari,

Para Uruguay, cualquier cosa que consiga de ahora en adelante es ganancia.

“Era el objetivo mínimo que nos habíamos planteado, quedarnos hasta el final del torneo”, señaló Tabárez.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.