LADRONES DE LA M...

Por: Jaime A. Chávez Rivera [email protected] -

La Roja jugó anoche contra 11 mexicanos, contra la cuarteta arbitral y contra la misma organización de la Concacaf, que cuando se dieron cuenta de que no podían sacar el resultado en la cancha, apelaron al robo, a la maleantería, para que el Tri eliminara a los dirigidos por Hernán Darío "El Bolillo" Gómez, quienes lo entregaron todo tras unos intensos 120 minutos.

México fue incapaz, inoperante, no eliminó a Panamá con fútbol, fue el árbitro Mark Geiger, de Estados Unidos, quien expulsó injustificadamente a Luis Tejada al minuto 25 y regaló prácticamente dos penales a los dirigidos por Miguel "Piojo" Herrera. Geiger, ya descarado, perdonó a Carlos Vela cuando le metió un puñetazo a Aníbal Godoy.

Al llamado "Gigante de Concacaf" le regalaron el pase de la semifinal cuando eliminó a Costa Rica 1-0 y lo volvieron a premiar para evitar la final inédita entre Jamaica y Panamá.

Panamá, con un jugador menos, se puso en ventaja gracias a un gol de cabeza de Román Torres al minuto 56 del partido.

Cuando faltaban dos minutos para terminar el choque, Geiger sacó la pistola y jaló el gatillo para inventarse un penal a favor de México que Andrés Guardado ejecutó exitosamente.

En el tiempo extra, le volvieron a cantar otro penal inexistente a Panamá, que Guardado cobró exitosamente.

Panamá, en el transcurso del juego, tuvo intenciones de abandonar el partido, debido a la ineptitud e inoperancia de Geiger.

"¿Será que uno roba a mano armada...? Qué tristeza decir que nos robaron... ¡Muy triste!", manifestó "El Bolillo", en rueda de prensa.