Fábrica de ataúdes: negocio con la muerte

La fabricación de cajas funerarias (ataúdes) es un negocio que se relaciona con la muerte, porque de ella depende que los deudos del difunto compren las mismas.

Carlos Acevedo / Carlos Acevedo

La fabricación de cajas funerarias (ataúdes) es un negocio que se relaciona con la muerte, porque de ella depende que los deudos del difunto compren las mismas. Es algo de lo que ningún ser humano podrá escapar; siempre va a llegar ese día.

La ebanistería De León, ubicada en La Mitra de La Chorrera, se especializa en la fabricación de ataúdes desde 1998 cuando fue fundada.

Fernando De León, propietario de esta singular empresa, explica que el proceso de fabricación de una caja funeraria comienza con la compra de los materiales que principalmente son madera, plywood, tela, clavos y pintura.

“Una vez se corta la madera, se ensambla y se arma el cajón, después se pasa a un proceso de pulimiento y posteriormente se pinta”, relata De León.

Seguido, una vez pintado, se tapiza y se le da el acabado interior y la decoración, y finalmente se le coloca una mano de brillo, añade.

De allí el ataúd está terminado para salir a la venta en las diferentes funerarias.

Mientras camina por el taller donde unos 12 trabajadores cortan, lijan y pulen, manifiesta que las ventas las realiza en funerarias de La Chorrera, Colón, Las Tablas y Santiago.

Detalló que dependiendo del valor del producto, existen cuatro modelos diferentes que son Medio cuerpo, Sarcófago, Auxiliadora y el de menor costo, conocido como Colonial o Tiburón.

Añadió que además del personal de ebanistería y pintura, la empresa cuenta con una modista que se encarga de hacer la costura para el tapizado y la decoración interior del ataúd.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.