728x90 b756

Sancionan a cura por metalero

El sacerdote Adolfo Huerta Alemán, “Gofo”, tendrá que pasar un periodo de seis meses de reflexión respecto a su vida sacerdotal.

      Embed


Tomado de: Sopitas

El padre “Gofo” tiene la mata larga, es motociclista, se pinta las uñas de negro, oficia misa con playeras de grupos de metal, la imagen que proyecta ha generado polémica entre los católicos más tradicionalistas y ya causó ruido en el Vaticano.

¡Por los Clavos de Cristo! ya les habíamos contado del cura que bendice con una pistola de agua y del pastor con el pene bendito, hoy les presentamos a Gofo, el sacerdote metalero-motociclista-activista.

Adolfo Huerta Alemán, mejor conocido como el padre “Gofo”, sale a la calle a bordo de una motocicleta, visita enfermos, bendice casas, asiste a fiestas de jóvenes y convive con ellos, se viste como rockero, con chalecos o chamarra de cuero, se pinta la cara de blanco con un signo de pesos, le gusta el chupirul y ha revelado públicamente ser agnóstico. Se ha distinguido por ser un activista que apoya minorías, ha participando, con todo y sotana, en manifestaciones de grupos como #YoSoy132 y tiene un programa de radio en el que habla de cine todos los días, se caracteriza por atraer feligreses disfrazándose y realizando misas especiales para jóvenes con trajes de luchador, con música de rock y escribiendo cuentos que son distribuidos a través de Internet.

Estudió filosofía en la Universidad Pontificia de México, realizó su apostolado en el barrio de Tepito, su labor era visitar calles que se convirtieron en prostíbulos y enseñarles Derechos Humanos y fomentarles su revaloración como personas.

La Santa Sede tomó interés en el párroco, a raíz de una entrevista publicada por la revista Proceso, con el título: El cura que duda de Dios y goza el sexo. Días después, el padre Gofo señaló que algunas declaraciones habían sido tomadas fuera de contexto.


Gofo asegura amar profundamente a la Iglesia Católica, por eso le interesa cambiarla, en una entrevista concedida a Vanguardia, cuenta como un día su hermana le explicó con un ejemplo sencillo la falta comunión que había en las misas católicas.


El sacerdote Adolfo Huerta Alemán, “Gofo”, tendrá que pasar un periodo de seis meses de reflexión respecto a su vida sacerdotal en la Casa del Sacerdote, dejando de ejercer públicamente el ministerio, pero conserva su condición de Vicario Parroquial en la Parroquia “El Señor de la Misericordia”

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.