La Ruta Quetzal acampa en San Lorenzo

Al llegar al fuerte, los "ruteros" posaron con las banderas de sus respectivos países para una foto de grupo y, posteriormente, disfrutaron de un ensayo del Aula de Música que dirige Borja Morera.

Panamá
EFE


Entre una naturaleza exuberante y salvaje, que obligó a detener la marcha durante unos minutos para cortar la rama de un árbol que impedía el paso, y las historias de piratas que vagan por el lugar, la Ruta Quetzal BBVA acampó hoy en el Fuerte de San Lorenzo El Real de Chagres.

La construcción de esta fortaleza, situada frente a la entrada del río Chagres desde el mar Caribe, fue encargada por el rey español Felipe II para defender sus posesiones de los ataques de corsarios y piratas al ingeniero militar italiano Juan Bautista Antonelli, quien concluyó el proyecto en 1601.

Su objetivo era "sobre todo una defensa marítima", explica a Acan-Efe Andrés Ciudad, subdirector de la Ruta Quetzal BBVA, que destaca el "error" que supuso centrarse en ese aspecto, porque, en su opinión, "de cara al interior era bastante débil".

En las bases y en algún tramo de sus paredes se empleó piedra, pero por encima de ellas y en las garitas solo se utilizó ladrillo, lo que facilitó la tarea a los temibles corsarios.

"Los españoles nunca pensaron que la defensa del río Chagres significara también la defensa de la costa inmediatamente al lado. No obstante, los piratas entraron por tierra y estaba poco fortificada", añade, en alusión al ataque de Joseph Bradley en 1670, quien lo utilizó como avanzada en el proyecto de Henry Morgan de asalto a Panamá Viejo, que destruiría un año después.

Después de su uso como baluarte de defensa de las mercancías que recorrían el Camino Real entre Portobelo y la ciudad de Panamá, ya en el siglo XIX fue prisión hasta que finalizó el proceso de independencia del istmo "y empezó su abandono", comenta Ciudad.

En el siglo XX fue declarado Monumento Nacional y en su entorno se situó Fuerte Sherman, una base estadounidense que albergó entrenamiento militar del ejército de ese país con vistas a operaciones como su intervención en Vietnam.

Lo que hoy hallaron los jóvenes de la Ruta Quetzal BBVA poco se parecía al esplendoroso fuerte que se erigió a finales del siglo XVI continuando la moda italiana del momento, ya que apenas el foso, la puerta de acceso y unos lienzos de los muros interiores sobreviven.

Pero sí pudieron, al contemplar desde sus terrazas la exuberancia de la naturaleza que puebla ambas márgenes del río Chagres en su entrada desde el Caribe, imaginar lo que debió de ser la defensa de aquel lugar que, como les comentó la historiadora Carmen Mena, no se hizo con soldados profesionales.

"En América no hubo ejército hasta el siglo XVIII; las guarniciones que había hasta ese momento eran solo milicianos", detalló durante una breve charla con el sol poniéndose en el horizonte.

La catedrática de Historia de América de la Universidad de Sevilla recordó la devoción que Felipe II sentía por la figura de San Lorenzo, que le hizo bautizar al fuerte panameño con su nombre como ya hiciera con el monasterio de El Escorial.

Antes de eso, los jóvenes habían afrontado un viaje en camionetas de reducido tamaño -por el terreno que conduce hasta San Lorenzo-, que debió interrumpirse durante unos 15 minutos, los que tardaron oficiales de rescate y el jefe de Campamento, Jesús Luna, en derribar las ramas de un árbol que estorbaban el paso.

Al llegar al fuerte, los "ruteros" posaron con las banderas de sus respectivos países para una foto de grupo y, posteriormente, disfrutaron de un ensayo del Aula de Música que dirige Borja Morera.

El "río de los lagartos" (nombre que los españoles pusieron al Chagres a la vista de sus numerosos caimanes y cocodrilos americanos) acuna hoy los sueños de los jóvenes de la Ruta Quetzal BBVA, que mañana continuarán escuchando relatos de piratería durante sus visitas a Nombre de Dios y a Portobelo.

Bajo el lema "De la selva del Darién a la Europa de Carlos V", la XXVIII Ruta Quetzal BBVA recorre Panamá y la Unión Europea (España, Bélgica y un breve paso de París) hasta el 23 de julio.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.