Mayín: ‘¡maldito, idiota y pendejo!’

Mayín: ‘¡maldito, idiota y pendejo!’

Por: Yorlenne Morales / Crítica Impreso -

La Asamblea Nacional de Panamá aprobó en 3er. debate un proyecto que sanciona con penas de hasta 8 años de prisión al funcionario que paralice obras financiadas con fondos públicos. La iniciativa fue presentada por la diputada Mayín Correa, quien dijo que su proyecto busca que nunca más un "idiota maldito" frene proyectos que beneficien al pueblo.

En un vibrante discurso que hasta le provocaron lágrimas, Correa cuestionó a la administración Varela por frenar la Ciudad Hospitalaria, haciendo gala de maldad para con el pueblo... que hoy paga con su vida misma las maldades de ese gobierno panameñista.

Publicidad

"Que nunca más un idiota maldito pare proyectos por $2,000 millones acusando a otros de coimas, cuando hoy él está en el banquillo por eso mismo; por coima", expresó Mayín Correa.

"Que se dejen de pendejadas de hacer papeles de honestos. ¡Son unos ladrones!", exclamó Correa, destacando que vino al pleno exponiendo su salud y para reclamar apoyo el proyecto aprobado.

El proyecto de Ley No. 28 adiciona disposiciones al Código Penal, relativas a la paralización y deterioro de obras públicas para de sancionar a aquellos servidores públicos que con dolo, culpa o por inobservancia en el ejercicio de sus funciones ocasionen la pérdida, paralización, abandono, encarecimiento, o deterioro de una obra financiada total o parcialmente con fondos públicos o que ocasione pérdidas al erario nacional o municipal.

“El servidor público que con conocimiento y teniendo a su disposición las partidas, o recursos económicos, para desarrollar o ejecutar una obra licitada permita el deterioro significativo, el abandono o la destrucción de la misma, será sancionado con pena de 3 a 5 años de prisión siempre que la cuantía del daño sea entre $20 mil hasta $500 mil. Cuando el daño supere los $500 mil, la pena será de 4 a 8 años de prisión”.

Correa explicó que se establece multas contra un funcionario, cualquiera que sea, del presidente para abajo, que paralice obras porque le da la gana, después que se licitó y que se incluyó en el presupuesto.

Contenido Premium: 
0