Telesalud, ¿el sueño de opio de los panameños?

¿Está Panamá preparada para la atención virtual y digital de salud? Un proyecto de ley busca modernizar los servicios de la Caja de Seguro Social y del Ministerio de Salud. Al parecer, lograrlo es todo un reto.
Médicos brindarían atención virtual, esto disminuiría la cantidad de personas en las instalaciones de salud. (Imagen ilustrativa: Freepik)

Médicos brindarían atención virtual, esto disminuiría la cantidad de personas en las instalaciones de salud. (Imagen ilustrativa: Freepik)

Por: Milagros Murillo F. -

Poder acceder a los servicios de salud, sin necesidad de presentarse físicamente, así como la digitalización del sistema sanitario, es lo que se pretende aplicar en Panamá mediante el Proyecto de Ley 313 que “establece los lineamientos para el desarrollo de la Telesalud en Panamá y tiene por objeto desarrollar en nuestro país esta modalidad de médico-paciente, como método de apoyo al Ministerio de Salud y de la Caja del Seguro Social, al coadyuvar al descongestionamiento de hospitales”.

La iniciativa, que ha sido catalogada como esperanzadora por los pacientes, incluye la creación del Sistema Integral de Salud Digital, que busca establecer una hoja de ruta para la digitalización de los servicios de salud en el istmo, y que incluso podría aplicarse también en el área privada.

Publicidad

La necesidad del uso de tecnologías para brindar atención médica a distancia cobró más relevancia cuando la pandemia de coronavirus llegó al país. Con los hospitales y profesionales de la salud ocupados, enfocándose en el virus, la atención médica de otras enfermedades quedó limitada.

Por ello, rápidamente se creó el movimiento Médicos Unidos por Panamá, para reclutar a médicos y profesionales de la salud que no estaban trabajando en hospitales, para que, desde sus casas y oficinas, aportaran su talento y atendieran otros padecimientos desde un consultorio virtual que sería habilitado por el Gobierno Nacional.

VER TAMBIÉN: En tiempos de pandemia, la tierra produce, pero ¿quién compra?

Han pasado casi siete meses y, de acuerdo con el doctor Richard Ford, miembro de la comisión del Club Rotario de Panamá, que organizó la iniciativa, se reclutó entre 450 y 500 profesionales de la salud, quienes brindarían atención gratuita y virtual a personas con padecimientos no relacionados a la COVID-19. Esa base de datos pasó a manos de las autoridades de salud para ponerla en práctica. La CSS no se pronunció en ese sentido.

También debido a la pandemia por coronavirus, específicamente en marzo pasado, el Ministerio de Salud  (Minsa) puso en práctica con el apoyo de la Autoridad de Innovación Gubernamental (AIG), la plataforma virtual R.O.S.A (Respuesta Operativa de Salud Automática), con el fin de atender a las personas con síntomas del virus, mediante un consultorio virtual en que las personas pueden acceder vía Whatsapp o mediante llamada al 169. Este es otro de los avances en ese sentido que se han obtenido, independientemente del proyecto de ley y aún está vigente.

La voz de los pacientes

Para lograr un engranaje completo de la telesalud (antes llamado telemedicina) hace falta mucho, pues hay que corregir o implementar algunos métodos antes de que pueda funcionar como se espera, aduce Faustina Díaz, presidenta de la Asociación Panameña de Pacientes y Parientes con Enfermedades Hematológicas de la CSS. 

Díaz ve con buenos ojos los objetivos contemplados en el Proyecto de Ley 313, sobre todo, cuando en esta pandemia han solicitado atención remota a la CSS, pero, no se ha dado. “Es positivo siempre y cuando se den las condiciones adecuadas para implementar este proyecto, porque en este momento los sistemas del Minsa como de la CSS no son compatibles, lo que quiere decir que ese proceso será demorado, porque no existe expediente único de los pacientes, por ejemplo, pero a largo plazo cuando todas esas limitantes se corrijan podrán implementarlo”.

En el Proyecto de Ley 313, propuesta hecha por el diputado independiente Raúl Fernández, “no será necesario la presencia física para la realización de diagnósticos preventivos o iniciales con mayor celeridad y el monitoreo a distancia”.

Enma Pinzón, quien está al frente de la Federación de Enfermedades Crónicas, Críticas y Degenerativas de Panamá  (FENAECCD), coincide con Faustina Díaz. Confirma que desde mayo están tratando de que la consulta virtual sea una realidad.

Los médicos que lo han usado ha sido por iniciativa propia, pero son muy pocos los pacientes que han podido tener ese tipo de consulta”. Explica que los pacientes que están en las provincias y que se ven con los médicos especialistas (que no hay en las distintas provincias), están sin atención médica desde que se inició la pandemia.

“Nos alegramos que se regule para ver si finalmente podemos tener una atención en pandemia tal y como lo merecemos”. Pinzón acota que ya la FENAECCD ofreció regalar un APP a la CSS que contribuya para la implementación del mencionado proyecto de ley.

Oposición

“Me opongo a ese proyecto”. Así de tajante fue el doctor Fernando Castañeda al referirse al Proyecto de Ley 313. Asevera que no hubo consulta: “parece diseñada para un negocio privado y no pasó por los controles del colegio médico para regular temas como incapacidades por tema de ética y confidencialidad”.

Castañeda, miembro de la Asociación de Médicos, Odontólogos y Afines a la Caja del Seguro Social (AMOACSS), menciona que debió consultarse más para que las instituciones públicas sean las que discutan la metodología y los hospitales privados y sociedades médicas opinen para evitar sesgos. “Creo que fue un error aprobar eso a espaldas de los usuarios. Parece encargo comercial de alguna empresa”, puntualizó.

Por su parte, el doctor Richard Ford, a juicio personal, luego de leer el proyecto sobre telesalud afirma que es una muy buena iniciativa, pero está llena de falencias. “En primer lugar, no se toma en cuenta los derechos del paciente (derecho a propiedad y privacidad de su historial, derecho a borrar y/o retirar su expediente, etc.) que debería ser lo primordial”.

El odontólogo, quien ha sido director de la Asociación Odontológica Panameña y miembro del Consejo Ejecutivo Nacional, adujo que se podría tomar como ejemplo lo que ya otros países más avanzados han hecho, como en Estados Unidos, en donde hay una ley desde 1996 (HIPAA) que fue elaborada para los seguros, pero que en su “Título 2” trata ampliamente sobre el tema de la telemedicina y los derechos del paciente.

Ford se refiere a que los Artículos 11, 12, 13 y 14 terminan en “de acuerdo a la normatividad que regule la materia”, resaltando que no existen tales normativas, calificando como “muy peligroso” dejarlo abierto.

Igualmente, apunta que el Artículo 17 dice que queda prohibido la prestación de servicios de telesalud o telemedicina por cualquier profesional o entidad extranjera.
¿A qué se refieren con entidad extranjera? ¿Es una plataforma considerada entidad extranjera?, cuestiona aduciendo que existen plataformas extranjeras muy robustas que permitirían prestar el servicio. “Sería  como decir que solo se permitiría usar buscadores nacionales y excluir a Google”. Por otro lado, recuerda que la legislación vigente solo permite a los panameños ejercer la profesión en Panamá “ya las leyes existen por lo que este artículo es innecesario”.

Hay avances

Los intentos de modernización no son del todo nuevos para el país. En 2012 se puso en marcha el Sistema de Información de Salud (SIS) con el fin de administrar y revisar, desde cualquier centro hospitalario adscrito a la CSS, los expedientes clínicos de los pacientes. Es un registro médico digital, que se mantiene vigente.

Según información de la página web de la CSS, tanto el SIS como el AGEF (Sistema de Administración de Gestión Electrónica de Farmacia), son plataformas de recepción de recetas de medicamentos que han sido adoptadas por la entidad para agilizar el proceso de entrega de medicamentos. Según sus reportes, en 2019 el proyecto tenía un 85% de avance de implementación en todo el país.

ADEMÁS: Comercio electrónico se convierte en un aliado para desempleados en pandemia

La CSS en su página web también destaca los proyectos de Telemedicina y Telerradiología, ambos vigentes desde 2016 y 2014, respectivamente. Este último destaca que su objetivo es “brindar a los asegurados diagnósticos en tiempo oportuno y con altos estándares de calidad”; mientras que el de Telemedicina está descrito como la “solución de videoconferencia multipunto. Integración de la plataforma ofertada al Sistema de control de llamadas, monitoreo de terminales y provisión de licencias de dispositivos para videoconferencias”.

Salud se mantiene al margen

A pesar de los notables avances en el uso de la tecnología en el sistema de salud, al consultar tanto a la CSS como al MINSA sobre el Proyecto de Ley 313, ambas instituciones optaron por el silencio.

De hecho, por parte del Minsa no se logró una respuesta, mientras que de la CSS solo se dijo extraoficialmente: “le informamos que el proyecto en mención fue remitido a nuestra institución para evaluación. La Dirección Ejecutiva Nacional de Servicios y Prestaciones en Salud (DENSYPS) dio la instrucción de instaurar una mesa de trabajo, liderada por la Subdirección Nacional de Atención Primaria, con la finalidad de que todas las áreas involucradas emitan las recomendaciones y opiniones al respecto. Una vez sea aprobado dicho proyecto de ley, estaremos anuentes al fiel cumplimiento de lo expuesto en el mismo”.

 

Contenido Premium: 
1