Comercio electrónico se convierte en un aliado para desempleados en pandemia

Las redes sociales son el principal medio de promoción de los nuevos emprendimientos. Las personas buscan la manera de generar ingresos económicos.
Hay productos para todo tipo de clientes. (Imagen ilustrativa: Pixabay)

Hay productos para todo tipo de clientes. (Imagen ilustrativa: Pixabay)

Por: Milagros Murillo F. -

La economía mundial recibió un duro golpe por la pandemia de COVID-19. Millones de personas han quedado sin empleo por diversos motivos y otras más han visto una disminución en sus ingresos debido a la reducción de jornadas laborales. Con este panorama, a muchos no les ha quedado otra opción que reinventarse, buscar la manera de generar ingresos, y el comercio electrónico se presentó como una opción viable y por ello, se ha multiplicado durante los últimos meses.

El comercio electrónico, comercio por internet o comercio en línea, consiste en la compra y venta de productos o de servicios a través de internet: redes sociales o páginas web. Hay toda una gama para escoger: comida, artículos para el hogar, prendas de vestir, accesorios electrónicos, y hay modelos de comercio electrónico de todo tipo, por ejemplo, las redes sociales se han inundado de portales o cuentas que ofrecen mercancía que se abona y llega en unas semanas y otras de entrega inmediata. Esta, ha sido una de las opciones elegidas por muchos: importar productos para empezar sus negocios, a través de esos medios.

Publicidad

De acuerdo con registros de la Autoridad Nacional de Aduanas (ANA) los lugares donde más se importan productos a Panamá son Estados Unidos y Sudamérica, siendo el producto más importado de acuerdo con el arancel de importación como mercancías couriers (por mensajería) las prendas de vestir, además de instrumentos y aparatos de medicina, celulares, partes y accesorios de vehículos, calzados, aparatos electrodomésticos y otros.

De hecho, hasta el 11 de julio de este 2020 el análisis de recaudación del movimiento de carga courier que registra dicha autoridad es de $5,219,307. El año 2019 cerró con liquidaciones por los $12,433,929, mientras que el 2018 tuvo $13,820,437.

“Siempre hay alguien para comprar”

La actividad es bien vista por quienes no cuentan con la facilidad de adquirir ciertos productos en Panamá, ya sea porque no existen o porque son más costosos. Asimismo, personas particulares están haciendo uso de las bondades de las compras por internet para crear pequeños negocios, tal como Yanelis Domínguez, quien junto a su esposo decidió emprender en este tipo de mercado.

Domínguez explica que nunca antes había vendido “ni el chicle” y el negocio de las ventas virtuales era algo que no tenía en mente, pues al ser una profesional, tenía un trabajo estable al igual que su esposo y no sintieron la necesidad de buscar ingresos extras; sin embargo, antes de la pandemia por coronavirus, ella quedó sin empleo y cuando empezó la cuarentena su esposo quedó con sus contratos suspendidos.

No teníamos más que ahorros para subsistir y se estaban acabando. Tengo dos niños pequeños, uno está en la escuela (particular) y demandan muchas necesidades, además de los gastos de la casa, luz y demás. Aunque se reactivó la economía, mi esposo no tenía sus contratos a tiempo completo, así que un día dije: yo soy buena hablando, ofreciendo cosas, así que voy a intentarlo”, comenta.

VER TAMBIÉN: Otro reto de las clases virtuales casi dominado: la discapacidad

Yanelis tomó lo último que le quedaba de sus ahorros y empezó a comprar mercancía. Es consciente de que hay mucha competencia y que en redes sociales ha aumentado la promoción de todo tipo de productos; en su caso, ellos se inclinaron por la venta de accesorios y empezaron comprando a distribuidoras locales, ganando la mitad o un poco menos.

“Me percaté de que hay mucha, demasiada competencia y mi temor era que mis productos no se vendieran, pero buscamos la manera de ofrecer promociones y ahora trabajamos por pedidos, porque eso da la oportunidad de que con el dinero que se genera de la venta se puede mandar a comprar más productos para recuperar el capital y luego la ganancia”, destaca.

Domínguez reconoce que en el país hay distribuidoras que venden a bajo precio y se le puede sacar ganancia, pero es muy difícil conseguirlas. Ahora, están empezando a comprar por internet, pues en países como China la mercancía se consigue a bajo costo. “Se puede traer mercancía más barata y las ganancias pueden ser de quizás hasta el triple, pero eso demanda su tiempo y tener el capital, es todo un proceso”.

La joven madre creó redes sociales para su emprendimiento, además de promocionar en sus redes personales.  Admite que fue muy difícil al principio, pero ahora están ganando más clientes, lo que es clave para poder triunfar.

“No es fácil, las ganancias no vienen de una vez, no como cuando trabajas y cada 15 días tienes tu dinero. Acá tienes que esperar, tener paciencia, pero si logras hacer una buena cartera de clientes puedes estar generando por quincena tal como un salario, eso sí hay que sentarse a buscar un buen distribuidor, sacar los gastos como el de la gasolina para el auto o el transporte público para movilizarse para las compras y entregas. Este tipo de negocios para nosotros viene a ser un paliativo, porque no nos genera los recursos necesarios para vivir, pero por lo menos nos permite sufragar algunas deudas, ayuda bastante y aunque la economía está golpeada siempre hay alguien que quiere comprar algo”, narra Yanelis.

Compre con seguridad y sin falsificaciones

En medio de tantas compras y ventas hay quienes se aprovechan para ingresar al país mercancía falsificada, por lo que las autoridades hacen un llamado a evitar esta mala práctica. Estadísticas de la Dirección de Propiedad Intelectual de la ANA muestran que en lo que va del año se ha logrado retener por presunta falsificación mercancías a nivel nacional que tienen un valor CIF (costo, seguro y flete) de: $754,742.60 en la Zona Oriental (provincia de Panamá), $983,640.00 en la Zona Norte (provincia de Colón), además de $272,101.00 en la Zona Aeroportuaria (Aeropuerto de Tocumen), en la Zona Especial Panamá Pacífico $12,148.00 y en la Zona Occidental (provincia de Chiriquí) $31,445.21.

ADEMÁS: Duelo laboral, un tiempo para recuperarse y prepararse para la nueva realidad

En ese sentido, sumado a quienes también se pudieran aprovechar para estafar a los incautos, Alex Neuman, experto en tecnología digital, recuerda a los compradores utilizar los servicios de tiendas de las cuales tengan buenas referencias reales de primera mano, al igual que utilizar tarjetas de crédito o débito con las cuales pueden hacer reclamos, pues los pagos en efectivo, cheque y sobre todo mediante locales de envío de dinero no tienen trazabilidad o manera de reclamarse fácilmente.

No envíen información de su tarjeta por correo, teléfono o mensaje de texto, solo paguen en terminales de punto de venta o a través de sitios web seguros y verificados”, reitera Neuman, recalcando que “principalmente recuerden que si algo parece demasiado bueno para ser verdad, lo más probable es que lo es”.

Comercio electrónico y su legalización

Según Aduanas, cumpliendo con su misión de facilitadores del comercio mundial y recaudadores de los tributos, junto a otros organismos trabaja en un proyecto para que todas las empresas de paquetería rápida o courier, cumplan con las mismas formalidades y las normas legales establecidas para brindar este servicio.

La ANA asegura que actualmente solo 17 empresas courier están debidamente registradas y es necesario que quienes no hayan actualizado sus documentos se pongan al día y cumplan con todos los requisitos, porque con ello se permitirá a la autoridad aduanera el cobro correspondiente de los impuestos por el valor de las mercancías importadas.

Recuerda que las empresas interesadas en dedicarse a la actividad courier deberán contar con una aprobación de Correos y Telégrafos de Panamá (COTEL), luego tendrán que registrarse en Aduanas para que reciban su aprobación en el Sistema Integrado de Gestión Aduanera (SIGA) como empresa Courier, luego solicitar su Aviso de Operación en el Ministerio de Comercio (MICI). Esta es una actividad regulada mediante un proyecto que se ha trabajado de forma conjunta con el apoyo del MICI y COTEL.

De hecho, durante la actual pandemia, el Ministerio de Comercio e Industrias (MICI) ha instado a los microempresarios y emprendedores para que legalicen sus actividades, que según ha dicho Luis Ayala, director general de Comercio Electrónico, “utilizar plataformas que permitan la compra y venta de productos y servicios en línea es cada vez más necesario, dado que facilita la relación comercial con los consumidores cumpliendo el distanciamiento social requerido durante la pandemia”. Recientemente la institución junto a otras entidades gubernamentales realizó el webinar “Emprender legalmente a través de Comercio Electrónico” en el que se orientó a más de 300 personas en cuanto a las alternativas tecnológicas en las que se pueden apoyar para colocar sus productos y servicios dentro del competitivo mercado de las ventas en línea.

 

Contenido Premium: 
1