Acusar a otros de los infortunios propios, es falta de educación. Acusarse a uno mismo, demuestra que la educación ha comenzado. Epícteto