Metromanía

Los gobiernos son recordados por obras que perduren en el tiempo y que hayan servido a la población a superar situaciones de atraso o de injusticia social,

Alfonso Zamora Alfonso Zamora

Los gobiernos son recordados por obras que perduren en el tiempo y que hayan servido a la población a superar situaciones de atraso o de injusticia social, tal como ocurrirá con la gestión del presidente Ricardo Martinelli, constructor del metro de Panamá y ejecutor de una agenda social de suma trascendencia.

Después del retorno de la democracia al país en 1990, la población comenzó a sentirse descorazonada porque los sucesivos gobiernos no fueron capaces de romper la rutina y solo se dedicaron a alternarse en el poder.

Con la reversión del Canal y áreas adyacentes, se creyó que la prosperidad llegaría a todos; sin embargo, nada de esto ocurrió hasta que accedió al poder el partido Cambio Democrático, que rompió la tradición política y sentó las bases para el desarrollo del país.

Todos sabemos que la vía acuática genera dividendos que ingresan a las arcas del Estado pero que no promueven efectos multiplicadores para que la riqueza llegue al pueblo.

Es por eso que durante años, el pueblo ha sentido que la riqueza del Canal no le llega de manera directa ni indirecta, con el gobierno del cambio se demostró que sí se podían hacer muchas cosas, tan solo era necesario tener voluntad política.

Con la construcción del metro se ha demostrado que cuando se tiene interés de trabajar por el país no existen excusas ni obstáculos insalvables, ni siquiera los otrora poderosos gremios transportistas que jugaban con el pueblo y manipulaban a los gobiernos.

Es por eso que el gobierno actual ha sido evaluado favorablemente en cada encuesta, ya que su interés ha estado siempre destinado a resolver los intereses del pueblo.

A partir de ahora, el metro de Panamá irá delineando una nueva cultura ciudadana, lo que transformará no solo la vida en la ciudad capital, sino también en todo el país.