Block title
Block content
Block title
Block content

La marejada vuelve a azotar

Por: E. Valdez / T. Domínguez / P. Castillo Provincias -

Las mareas altas en el sector del Pacífico panameño pronosticadas hasta el próximo 3 de octubre volvieron a golpear regiones de las provincias de Coclé, Panamá Oeste y Herrera.

En esta última, unas 72 viviendas ubicadas en las comunidades costeras de Boca Parita, El Retén y El Agallito se vieron afectadas por la entrada del agua debido a los oleajes que se han presentado en las últimas horas en el Pacífico panameño.

Según reportes del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), en cuatro de estas viviendas hubo pérdida de enseres y electrodomésticos, y se contabilizó un total de 300 personas damnificadas, entre adultos y niños.

La preocupación se agudiza entre los moradores de los sectores afectados en Herrera, entre ellos Yadira Quintero, residente en la playa El Retén, ubicada en el corregimiento de Monagrillo, toda vez que se esperan oleajes más fuertes para las próximas horas, por lo que recibieron las recomendaciones necesarias en caso de tener que evacuar sus residencias.

Valentín García, director provincial del Sinaproc en Herrera, dijo: "Hacemos un llamado a los moradores para que estén alerta, pues están dentro de puntos considerados vulnerables".

En tanto, en Coclé, unas 50 casas y unas 250 personas de la comunidad de El Salado de Aguadulce fueron afectadas por las mareas altas que se han presentado en más de dos ocasiones.

La madrugada de este miércoles se registró una nueva marea alta que inundó más viviendas, por lo que se ha habilitado un centro de acopio en la casa del pueblo de Aguadulce; mientras, los afectados esperan ayuda.

Adrián De Gracia, director del Sinaproc de Coclé, dijo que la madrugada del miércoles, la marea alta fue de 18.9 pies, por lo que se afectaron más viviendas y hubo que sacar de áreas de peligro a algunos pobladores para sectores más altos donde no hubiera peligro.

Paralelamente, residentes de los corregimientos de Puerto Caimito y Playa Leona, en el distrito de La Chorrera, se vieron afectados por una marea alta de 19.9 pies la madrugada de este miércoles.

Según Fernando Pereira, director del Sinaproc en Panamá Oeste, unas 226 casas han sido afectadas por las marejadas, mientras que las personas suman 836; de estas, 14 familias aceptaron dormir en el albergue temporal ubicado en la iglesia de La Profecía.

Los afectados viven con zozobra, entre ellos Ciro Copes y su esposa, quienes decidieron optar por dormir en la iglesia para salvaguardar sus vidas; "queremos salir de aquí, los 80 palos de yuca se secaron, al igual que los 8 palos de guandú y 12 de papaya, tras caerles el agua salada", explicaron.

Block title
Block content
Block title
Block content