Denuncian falta de interés para resolver homicidio

Por: William Sala Crítica -

El taxista José Ángel Concepción Montilla, de 37 años, murió tres días después de recibir tiros en el tórax y la cabeza en El Peñón, en Las Cumbres.

Los homicidas están libres a pesar de que existe un testigo que los delató ante las autoridades.

Familiares de la víctima están indignados porque no ven interés de la Policía Nacional, Dirección de Información Policías y la Fiscalía por resolver el caso.

Desde hace tres años, "esos criminales están robando en el lugar", pero es la primera vez que cometen un asesinato "y pese a que los han denunciado, siguen libres".

Al secretario judicial de una fiscalía lo despojaron del reloj; a otro taxista solo lo dejaron con parte de la vestimenta, sin mencionar las casas donde han robado.

Las autoridades tienen fotos de los responsables del hecho de sangre, el modus operandi, e incluso de los lugares donde se esconden, pero no hay procesados por el homicidio.

Montilla, quien dejó un hijo de cinco años, desde los 18 se dedicó a manejar taxi, pero como no contaba con la edad y era multado, se retiró.

Se metió a la Policía y seis años después se salió, disconforme por el salario –$350–; luego tomó cursos de inglés, cómputo, soldadura y electricidad. Además, era un mecánico empírico.

Justo el día del asalto, la víctima iba a ganarse un dinero bajando la transmisión de un auto, pero llovió fuerte y se suspendió el trabajo; él se fue a manejar el taxi y justo cuando bajaba le dispararon en El Peñón.

La víctima recibió un tiro en el lado derecho del tórax que lo obligó a recostar el carro a la cuneta, y dos más en la cabeza. Falleció en el Hospital Santo Tomás.