Piden ayuda para niño quemado con olla de frijoles

Un accidente le cambió la vida al pequeño Elías Cortez, de seis años, cuando el Viernes Santos se quemó con frijoles hirviendo que cocinaban en una olla

Ana Bolena Ayarza / Colón

Un accidente le cambió la vida al pequeño Elías Cortez, de seis años, cuando el Viernes Santos se quemó con frijoles hirviendo que cocinaban en una olla común en el corregimiento Nuevo San Juan, en Colón.

El pequeño caminaba de espaldas cuando tropezó con la olla, y para evitar caer adentro metió las manos, y los frijoles hirviendo lo salpicaron quemándole las manos, la cara y en el pecho.

Según su madre María Álvarez, ese día empezaron las penurias del pequeño, quien estuvo delicado por un mes en el Hospital del Niño, donde las esperanzas eran pocas.

A pesar de haberse curado las quemaduras superficialmente, el niño sufre mucho, ya que no vive en el ambiente adecuado para una curación definitiva, porque el reducido espacio con techo de zinc y suelo con linóleo, donde vive, hace mucho calor que le produce permanente picazón.

La madre trabaja en casa de familia y las vecinas la apoyan con el cuidado del niño, pero su salario no le alcanza para las medicinas.

La madre desesperada solicita materiales para construir la vivienda en el terreno del Sector del 20 de Nuevo San Juan.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.