Block title
Block content
Block title
Block content

A cuidar sus oídos

Por: Lehisy Domínguez -

Cuando los bebés nacen se les hace una serie de exámenes para comprobar que todo esté bien, uno de ellos es el tamizaje auditivo neonatal.

La prueba universalmente utilizada para realizar el tamizaje auditivo neonatal se llama: emisiones otoacústicas, la misma es una prueba rápida e indolora.

Publicidad

Solo se necesita que el nene esté calmado, por ello mientras más pequeño sea el bebé más fácil será realizarle el examen, según señaló la fonoaudióloga Susana Cortés.

Procedimiento

Se introduce una pequeña sonda en el conducto auditivo del bebé, la cual envía un sonido al oído. La cóclea responde con una emisión otacústica, que pasa de vuelta por el oído medio al conducto auditivo y es analizado por el aparato de evaluación.

El aparato registra las respuestas de manera inmediata, una cóclea sana debe responder ante el estímulo enviado.

Algunos eventos que pueden afectar la audición son: hipoxia, medicamentos ototóxicos, traumatismos craneales, infecciones como meningitis, entre otras.

¿Qué podemos detectar con el tamizaje auditivo neonatal?

Con este procedimiento se pueden detectar alteraciones en el funcionamiento de la cóclea (órgano de la audición), que indicarían que el bebé no está escuchando bien, así lo expresó la especialista.

Cabe mencionar que, aunque un bebé pase satisfactoriamente las emisiones otoacústicas, los padres deben estar pendientes de que su nene reaccione ante los sonidos y se desarrolle como un niño oyente, pues una pérdida auditiva puede aparecer en cualquier momento durante el primer año de edad, razón por la cual recomendamos un seguimiento auditivo durante el primer año.

Tratamiento a seguir

Block title
Block content
Block title
Block content