Block title
Block content
Block title
Block content

El Vidajena

Por: Redacción -

La pasieraza doñita Olegaria estaba muy orgullosa de su preciosa hija Princesa. Le puso ese nombre porque cuando nació era una bebé muy graciosa y todos los vecinos coincidían en que la pequeña Princesa se iba a convertir, al crecer, en una de las señoritas más lindas de la ciudad y que lo más seguro era que llegaría a ceñir la corona de uno de esos concursos que organizan en las playas del Pacífico. El más famoso era el de la Playa Juan Hombrón. Y la gente del patio limoso decía que al fin tendrían una

Block title
Block content
Block title
Block content