Jaime Arboleda se coloca a las puertas de un título mundial

El púgil panameño venció por decisión dividida al puertorriqueño Jayson Vélez en Estados Unidos.
Jaime Arboleda se coloca a las puertas de un título mundial

Por: Joel Isaac González/ @GonzalezKmarena -

El panameño Jaime Arboleda se colocó a las puertas de un título mundial, tras vencer al puertorriqueño Jayson Vélez por decisión unánime en pleito eliminatorio titular superpluma de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) realizado en el PPL Center, Allentown, Pensylvania, Estados Unidos.

NO DEJES DE LEER: Festival Nocaut a las Drogas, entre alegrías y tristezas para el boxeo panameño

Publicidad

Un juez vio ganar a Vélez 115-112, mientras que los otros dos oficiales dieron el triunfo a Arboleda 114-113.
Con este resultado, Arboleda de 25 años y récord de 16 triunfos, una derrota y 13 nocauts, es actualmente el décimo clasificado mundial en las 130 libras en la AMB y se ganó el derecho a disputar el campeonato mundial de esta categoría.
Vélez, por su lado, de 31 años bajó su palmarés a 29 triunfos, seis derrotas, un empate y 21 nocauts.
El campeonato regular de esta categoría lo ostenta el nicaragüense René “El Gemelo” Alvarado, mientras que el supercampeonato lo tiene Leo Santa Cruz. El interino es el estadounidense Chris Colbert.
El encuentro, bajo la promoción de Premier Boxing Champions (PBC), abrió la cartilla que encabezaba el campeón mundial pluma del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), Gary Rusell Jr., quien defendía su cetro ante Tugstsogt Nyambayar, de Mongolia.

NO DEJES DE LEER: Paolo Espino encaminó a República Dominicana al título de la Serie del Caribe
Luego de un inicio lento, en el que Vélez dominó con su movilidad y mayor cantidad de golpes, Arboleda hizo los ajustes y a partir del tercer asalto impuso su casta al conectar contundentemente al puertorriqueño, quien por momentos parecía que no iba a subir la loma.
No obstante, a pesar del dominio de Arboleda, Vélez pudo sopoertar el castigo y en el último asalto dio un gran susto al panameño al derribarlo. El púgil istmeño pudo levantarse y supo amarrar inteligentemente hasta que sonara la campana.

Contenido Premium: 
0