Agua no es apta para consumo

Por: Heriberto Bernal V. -

De 82 a 79 disminuyeron hasta las 3 de la tarde de ayer los niveles de turbiedad en el lago Alajuela, pero con pocas probabilidades de consumo para los panameños afectados, mientras las autoridades anunciaron la llegada de 16 nuevos contenedores de agua embotellada para seguir distribuyéndose mientras perdure la crisis.

Más de 600 mil botellas han sido entregadas entre la capital y San Miguelito, en medio de quejas por el mal método de distribución utilizado en algunas juntas comunales, a lo que la secretaria de Asuntos Sociales de la Presidencia, Dayra Fábrega, respondió que se lleva un control detallado del agua que se entrega y de los sobrantes, que son distribuidos en las jornadas del día siguiente.

Publicidad

La Acodeco efectuó un operativo en 35 supermercados de la capital y San Miguelito, descubriendo que en 12 existe una notable falta de agua embotellada de 1.5 litros, la cual ha sido comprada en grandes cantidades por los residentes de Tocumen, Betania, Juan Díaz y San Francisco, así como en los principales establecimientos de San Miguelito.

Diosa Barahona, de la Oficina de Verificación de la Acodeco, explicó que no se detectó especulación en el precio del producto y que en los comercios en los que se hallaba se vendía en un precio promedio de B/1.50.

El ministro para Asuntos del Canal, Rómulo Roux, informó que la planta maneja turbiedades de 5 unidades tanto en la planta nueva como la vieja de la potabilizadora de Chilibre, pero no se recomienda aún su consumo, a pesar de que las pruebas bacteriológicas realizadas por el Ministerio de Salud (MINSA) resultaron negativas.

Por su parte, el director de la Región Metropolitana de Salud, Jorge Hassan, señaló que se logró detectar un camión cisterna en Betania que no contaba con los permisos de distribución y al cual se le aplicó una multa de 500 balboas, porque se encontraron residuos de combustible en el tanque.