Chou: Panamá es un pueblo alegre, trabajador y dinámico

Diego Chou, embajador de la República de China (Taiwán) en Panamá, agradece a todo el pueblo el apoyo que le dieron durante sus años de gestión.

Por: Katiuska Anzola / Crítica -

Diego Chou, embajador de la República de China (Taiwán) en Panamá, agradece a todo el pueblo el apoyo que le dieron durante sus años de gestión en el país, la fraternidad de los buenos amigos, los deliciosos sancochos y por compartir momentos que llevará en su corazón para siempre.

En vísperas de su partida este 9 de octubre, el embajador Chou le concedió una entrevista al diario “Crítica” para compartir parte de algunas anécdotas de su estadía en suelo istmeño.

¿Hace cuánto llegó a Panamá?

Llegué aproximadamente hace 3 años y 8 meses.

¿Conocía previamente el país?

Visité Panamá por primera vez en 1996, con el viceministro político, cuando él recién asumió sus funciones, yo hice de intérprete. En el año 2002 participé en un seminario de la historia y en 2003 acompañé al embajador de Taiwán en ese momento, así que quedé muy impresionado de las bellezas de Panamá y de las excelentes relaciones que nos unen.

¿Qué ha aprendido de los panameños?

En realidad he aprendido bastante. Es un pueblo muy alegre, altamente motivado, trabajador, dinámico, energético, y por esa razón ha logrado bastante éxito en el crecimiento económico. Los panameños son muy apegados a la familia y nosotros también enfatizamos muchísimo el valor de familia.

¿Cuál es el mejor recuerdo que mantiene del país?

He conocido todo el país, salvo la provincia de Darién, por su difícil acceso. Fui a Guna Yala varias veces, y cuando estuve allí pensé que estaba en un paraíso, ese paisaje solo se puede ver en el cine: agua tan natural, ni fría ni caliente, arena limpia. Visité Bocas del Toro, Isla Coiba y participé en el avistamiento de ballenas. Panamá cuenta con un atractivo turístico que los paisanos taiwaneses deben venir a conocer.

¿Sancocho o arroz con pollo?

Me encanta el sancocho. Es muy similar a la sopa de pollo de Taiwán, con ingredientes diferentes, pero siempre se sirve caliente. Incluso en mi país se puede conseguir sancocho en conserva, exportado por algunas empresas panameñas. Hay 200 jóvenes becarios estudiando allá, y seguramente cuando ellos tienen melancolía y piensan en la familia, pueden conseguir fácilmente sancocho.

¿Bailó típico o pindín?

A mí me gusta bailar, pero no con mucha frecuencia, he bailado pindín. Me gusta mucho la música latina, la salsa y el merengue.

¿Cuáles considera que fueron sus principales éxitos?

No me atrevería a jactarme diciendo que he logrado éxito o muchos éxitos como embajador. Sin embargo, me siento satisfecho y contento de haber servido a los hermanos panameños, sobre todo, a los más necesitados. Estoy contento de haber gestionado para la construcción de una escuela que se denominó oficialmente como Centro Educativo República de China - Taiwán, en Las Garzas de Pacora, ya que los lugareños son personas de bajos recursos y así sus niños pueden estudiar allá. Desde el año 2012 hasta el momento hemos entregado más de 100 becas a jóvenes panameños, para estudiar licenciaturas, maestrías y doctorados en Taiwán.

Somos proveedores de la salud pública en muchos países y aquí en Panamá hemos colaborado con cinco hospitales, tres en la capital, uno en Chiriquí y hace un par de meses acompañé al presidente (Juan Carlos) Varela a Bocas del Toro, para una orden de proceder de un hospital llamado Bocas del Toro Islas. Los lugareños me comentaron que esperaron 60 años por este hospital. Ahora mismo se está construyendo y será para el cuidado y atención médica de locales y turistas.

También he agilizado gestiones para el Hospital Santo Tomás, para la firma de un acuerdo de cooperación con Taichung Hospital, ubicado en la tercera ciudad más importante de Taiwán. Estamos haciendo gestiones para realizar un seminario de medicina en Taipéi, invitando al Minsa, para que recomiende varios médicos y especialistas, para que intercambien opiniones con sus homólogos taiwaneses y que estos puedan saber la realidad de la medicina en Panamá.

Taiwán quiere compartir sus éxitos de la salud pública con Panamá. Incluso el presidente de EE.UU., Barack Obama, elogió nuestro sistema de salud.

¿Considera que Panamá es un país seguro?

Panamá es el país más seguro de América Central y el Caribe. Es relativamente seguro. Pero si lo comparas con Taiwán, mi país es mucho más seguro. Cualquier joven puede caminar a las 2 de la madrugada y no le va a pasar nada. Pero a Panamá hay que mantenerlo por ser centro financiero, un ambiente inseguro afectaría a los empresarios inversionistas.

En una sola palabra defina a Panamá

Bello.

¿Cómo resumiría su paso como embajador en Panamá?

Cuando llegué hubo algunos contratiempos, pero con ayuda de muchos amigos y esfuerzos de la embajada pudimos vencer las dificultades, para luego poner en práctica los proyectos de cooperación con el gobierno de Panamá, en función de los más necesitados del país. En vísperas de mi partida estoy contento de haber fortalecido en el crecimiento de las relaciones bilaterales.

¿Cuáles serán sus funciones ahora que regresa a Taiwán?

Durante mis últimos 30 años siempre he trabajado en América Latina, exceptuando dos años que estuve en Portugal. No estoy 100% seguro, pero pienso que estaré trabajando en América Latina, así que tendré continuos vínculos con Panamá.

¿Qué opina usted de la administración de Juan Carlos Varela?

A nosotros los diplomáticos no nos corresponde hacer comentarios de los países donde se nos acredita. Pero agradezco al gobierno de Panamá por la importancia que le otorgan a las relaciones con Taiwán, admiro que el gobierno de Varela valore la democracia, la libertad y los derechos humanos. Se perfila como un país facilitador del diálogo, que aboga por la paz. Nosotros queremos ser mediadores de la asistencia humanitaria. Cada vez que ocurre una catástrofe, calamidad o desastre natural, el grupo de rescate de Taiwán llega primero o entre uno de los primeros.

En el siniestro que se produjo en Guna Yala hace semanas, producto de un incendio, con más de 1,200 personas sin casa, de inmediato nuestro gobierno giró 100 mil dólares para solidarizarnos con los afectados. Y hace un año y medio cuando ocurrió unas inundaciones, también aportamos una suma importante.

¿Qué opina de la gestión del expresidente Ricardo Martinelli?

Nosotros en conjunto con la administración de (Ricardo) Martinelli llevamos a cabo proyectos interesantes, como el del abastecimiento de agua potable. ¿En qué quedó el famoso hospital de Chilibre? Ese es un hospital que el gobierno pasado se propuso, y posteriormente se canceló por razones internas de carácter político. Este asunto sucedió antes de mi llegada, por eso no tengo muchos detalles. Y durante mi gestión ni el gobierno del presidente Martinelli ni el actual me han comentado acerca de esto.

¿En qué punto debe enfocarse Panamá para tener mayor desarrollo?

Yo diría que la educación es importante. Panamá tiene una excelente ubicación geográfica. Esto ha sido de gran ventaja para convertirse en “hub” del transporte marítimo, comercio internacional y transporte aéreo.

Sin embargo, pienso que en el mundo de hoy los países industrializados y avanzados cuentan con una mejor calidad para su pueblo. Mejorar la calidad de su pueblo es una tarea obligatoria para todos los países que quieran ser del primer mundo. Panamá no será la excepción.

Taiwán no tiene recursos naturales, importamos el 99.5% del petróleo, lo único que tenemos es población, por eso nos hemos superado a través de la educación para una mejor calidad del pueblo taiwanés.

Por eso en mi gestión se han entregado más de 400 becas para que los jóvenes panameños puedan estudiar en mi país. Nosotros estamos disponibles para la preparación del país.

Para Mi Escuela Primero hemos ofrecido 39 buses escolares al Gobierno, para que se repartan por todo el país, y que las escuelas trasladen a los muchachos a sus actividades curriculares.

¿Piensa que el fanatismo y manejo de gobierno es una mezcla perfecta o debe evitarse?

Cualquier fanatismo no es recomendable, no solo en el Gobierno, sino también en las personas. Todos deberíamos tener un corazón cálido con ganas de ayudar. Sin embargo, no puede faltar una cabeza fría, se necesita una actitud en calma y serena para obtener el éxito.

¿Qué amigo panameño extrañará?

Bastantes amigos. Si yo menciono uno, otro me va a criticar. He quedado eternamente agradecido de muchos amigos panameños. En estos 3 años y 8 meses han ayudado a la embajada, a mi país y a mantener las relaciones bilaterales entre ambos países. Esa amistad y ese cariño yo lo guardo en mi corazón, y en un futuro espero tener la oportunidad de retribuirle a ellos todos los favores y ayuda que me brindaron.


Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.