Crónica de un "show político" anunciado y calificado de "patraña"

El expresidente llegó 18 minutos antes de iniciar el juicio, que calificó de show político. Dijo que dos de los demandantes lo que buscan es plata.
El expresidente Ricardo Martinelli dijo que todo es una patraña política

El expresidente Ricardo Martinelli dijo que todo es una patraña política

Por: Redacción / Crítica -

Poco minutos antes de que el reloj marcara las 9 de la mañana, la 4x4, de color oscura, se estacionó a la entrada de la sede principal del Sistema Penal Acusatorio. En el asiento de pasajero, junto al conductor se encontraba el expresidente Ricardo Martinelli,

La llegada no es casual. Hoy se inicia un juicio por un caso  de Escuchas Telefónicas, conocido como "Pinchazos". Se trata de un doble juzgamiento por este caso
La puerta del auto se abrió y se pudo observar en detalle al exmandatario, con expresión de seriedad y con un celular.  Pocos segundos bastaron para que su mano se alzara y saludara a medio centenar de personas que se abalanzaron hacia el auto.
Estaban presentes los 15 diputados del partido Cambio Democrático, Mayin Correa, Nelson Jackson, Hernán Delgado,  Marilyn Vallarino,  Sergio Gálvez.  Dalia Bernal,  Alain Cedeño, Leopoldo Benedetti, Lilia Batista, Fatima Agrazal, Leopoldo Archibold, Arnulfo Díazincluidos y Yanibel Abrego, quienes semanas antes se reunieron con Martinelli, y le expresaron su apoyo. 

Publicidad


También había periodistas de todos los medios locales al igual que camarógrafos.
El sonido del clic de las cámaras se escuchó mientras el exmandatario intentaba con un poco de dificultad bajarse de la camioneta. A su lado estaba una mujer vestida de blanco, lo que hace suponer era una enfermera privada. Hace aproximadamente un mes, el lider del partido Realizando Metas fue sometido a una cirugía.
Martinelli utilizó una andadera para movilizarse entre los asistentes. ¡Dejen pasar!, se escuchó una voz desconocida.  El poco espacio le dificultaban los pasos al exmandatario, quien insistentemente llamó a la diputada Abrego, quien se acercó y caminó a su lado.


Problema privado y de plata
Antes de ingresar al SPA, el mandatario se detuvo y expresó que se sentía feliz de celebrar justo hoy el aniversario 35 del Super99, la cadena de supermercados de su propiedad, y que según mencionó es la empresa que más empleos genera y de igual forma la que paga más impuestos en el país.
"Yo debería estar allá trabajando en vez de estar atendiendo un juicio político, que ya fue juzgado, no he sido imputado, ya está preescrito ... Deberíamos estar todos los panameños trabajando por el millón y medio de personas que están sin empleo. 
El exmandatario también habló de reconciliación y dijo que  "deberíamos estar pensando en cómo hacerlo".

¿Acuerdos?
Para el expresidente, se trata de una pelea privada entre tres personas. Una señora que no se ha podido reponer de la pérdida del 2009 (Balbina Herrera, quien corrió como candidata en esa fecha) y dos personas que lo único que quieren es plata.
No dejó de decir que: "Esto es un show político" y agregó que lo que quiere es "que Panamá se reconcilie. Agarremos este país que estamos pasando por la peor pandemia y busquemos una solución económica para que el millón y medio de panameños pueda tener una plaza de trabajo".
En dos ocasiones y en un breve tiempo de tres minutos, el exmandatario recalcó "No perder tiempo en esta vaina", es decir en un juicio que reitera una y otra vez tiene ribetes exclusivamente políticos.


¿Disculpas?
A una preguntas del por qué le pidió disculpas a la perredista Balbina Herrera, una de las demandantes, el expresidente dijo: "Yo le pido disculpas a toooodo el mundo".
Martinelli hizo una carta pública el pasado lunes dirigida a Herrera en la que pedía disculpas e invitaba a la excandidata presidencial del PRD, a trabajar por la reconciliación en bien de Panamá.
En la carta, el exmandatario señaló que "pese a que fui a un juicio en donde fui declarado no culpable de las acusaciones hechas en mi contra, me toca como ex gobernante solicitar disculpas a quienes se vieron afectados por hechos desconocidos por mí que pudieron haber ocurrido bajo mi mandato".


Militarización del área
Unas dos horas después de iniciado el juicio con dos recesos de por medio, llamó 
la atención la aparente militarización de la sede del SPA, donde además de un gran contingente de policías también se colocaron barreras metálicas para impedir llegada de seguidores del exmandatario.