Empujones de madrugada

Por: Katherine Palacio P. -

Largas filas y peleadera de cupos hubo ayer en la sección de laboratorios de la Policlínica Presidente Remón, de Calle 17. Los jubilados estaban molestos por la coladera de otros adultos mayores, debido a que los cupos se los entregaban a quienes llegaban de último.

Desde las 5:00 de la mañana las filas eran interminables, al punto que los jubilados improvisaron una segunda fila, que se prestó para confusiones entre quienes llegaron temprano y los que recién llegaban.

Por otra parte, algunos de los jubilados se disgustaron porque los hicieron madrugar, aduciendo que solo se entregan 50 cupos por día y ayer repartieron más de 70. En este sentido, el resto de los pacientes también se quejaron e inclusive apuraban a las enfermeras que repartían los cupos y les gritaban que los atendieran porque ellos debían trabajar y era tarde.

¡Así no! ¡Vamos mal! Decían algunos jubilados haciendo referencia a los esloganes del Gobierno. Los mismos afirmaron que el país va de mal en peor y que el servicio en la Caja de Seguro Social no mejora y cada día está peor.

Aunado a las molestias por las largas filas y el juega vivo, un grupo de jubilados llegaron enojados y cansados porque tuvieron que caminar hasta Calle 17, debido a que en la Policlínica de El Marañón no los estaban atendiendo y los enviaban allá porque en la policlínica estaban instalando un equipo.

Los adultos mayores se quejaron por la falta de comunicación que hay en la institución, ya que pudieron informarles que no los atenderían, y así hubiesen evitado que madrugaran o caminaran largas distancias.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.