La Inteligencia Artificial viene por tu trabajo (y el mío también)

La Inteligencia Artificial viene por tu trabajo (y el mío también)

Por: Eliécer Navarro / Crítica -

En la economía de cualquier país, el valor de los ciudadanos está determinado por su capacidad de trabajar y producir. Panameños y panameñas, desde muy jóvenes, estudian y se preparan académicamente para acumular conocimientos y afinar destrezas en toda una serie de disciplinas, y así estar a la altura de lo que requieren el comercio, la industria, la logística y los servicios.
Pero pronto, para muchos de ellos nada de eso será suficiente, por más capaces y experimentados que puedan ser. En las próximas décadas serán pocas las tareas que no puedan ser realizadas por un robot, una aplicación de inteligencia artificial o un algoritmo. La automatización viene pa' encima.
De hecho, el tono del informe "El futuro de los trabajos 2018" del Foro Económico Mundial (FEM), es casi que apocalíptico. Afirma que los cajeros de supermercados y los operarios de las cadenas de montajes, serán algunos de los trabajos que podrán quedar en manos de robots. Drones y vehículos operados por inteligencia artificial harán labores de mensajería, transporte de carga y de pasajeros. Si un carro se maneja solo, ¿quién necesita un chofer?
Sume a la lista de trabajos en peligro de extinción a los contables y auditores, administradores, diseñadores gráficos, empleados de servicio al cliente y dependientes de almacenes, y otros.
El informe señala que básicamente, los trabajos que irán descendiendo para los humanos son aquellos que requieren habilidades como destreza manual, memoria, manejo de recursos materiales y financieros, instalación y mantenimiento, lectura, manejo de personal, control de calidad y agudeza visual.
Bueno, pero por lo menos los periodistas nos vamos a salvar, ¿verdad? Eso requiere creatividad, ingenio y criterio.
La verdad es que tal vez hayas leído ya noticias escritas por robots. Desde el año 2016, el Washington Post comenzó a poner en funcionamiento Heliograf, una aplicación de inteligencia artificial que para las Olimpiadas de Río se estrenó redactando cerca de 300 reportes cortos sobre resultados.
The Associated Press también emplea robots, y muchas videonotas cortas del USA Today son editadas solo por software. Se trata de algoritmos que toman la data y la convierten en textos y videos con narrativa noticiosa en milisegundos.
Publicidad
Pedro Colmenares.
Y si ya está sucediendo en los países desarrollados, en Latinoamérica de que viene, viene. Pedro Colmenares, experto colombiano en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), llegó a Panamá recientemente para hablar sobre el futuro del trabajo en los Macrotalks del festival Macrofest.
"El problema de la automatización actual es que está incluso reemplazando a los trabajos que requieren habilidades cognitivas", comentó.
Colmenares disparó a Crítica algo preocupante: ningún trabajo con el desarrollo de la automatización y la inteligencia artificial está inmune a ser reemplazado por máquinas o robots.
"Básicamente, todos los trabajos que conocemos serán susceptibles a automatizarse".
"Ya con inteligencia artificial se puede dar diagnósticos médicos y opiniones legales, incluso hasta mejores que un profesional del ramo", destacó este ingeniero electrónico de 46 años y director general de Kernel Community.
Parte del debate a nivel mundial sobre lo que se avecina con el avance de la inteligencia artificial -explica Pedro Colmenares- es redefinir qué es el trabajo, qué es el salario, y qué hacer con los millones de personas que en décadas próximas se verán reemplazados por la tecnología.
Y si te quedas de buenas a primeras margen de la actividad económica, ¿cómo sobrevivir? Como cuenta Colmenares, países como Finlandia y Canadá han probado con la llamada renta básica universal, que no es más que un "salario" que recibe un ciudadano por la única razón de ser -precisamente- un ciudadano. Es un pago periódico por parte del Estado que cubriría las necesidades básicas del individuo, independientemente de si tiene o no trabajo.
O como dice Colmenares: "paguémosle a la gente para lo básico y veamos qué sucede con eso. No es que dejen de trabajar, sino que ahora se encargarán de crear otras cosas y tal vez esa innovación le sirva más a la economía".
La efectividad y beneficios de la renta universal están aún a prueba, pero ya han hablado a su favor Mark Zuckerberg, el mandamás de Facebook, y el número uno de Tesla, Elon Musk. En Finlandia, el experimento fue terminado luego de dos años, y en Ontario, Canadá, también fue cortado.
¿Cuál es el rol del ser humano en este escenario? Según Colmenares: "Lo que nos está quedando a las personas es innovar, pensar, crear".
"Debemos descubrir qué nos hace únicos, qué nos hace útiles".
Colmenares le dijo a los trabajadores que vayan cambiando esa mentalidad de creer que trabajar es llegar a una oficina o fábrica y estar allí para irse a las 4:00 de la tarde. "Deben entender que eso es reemplazable… el simplemente estar en un lugar, eso se puede automatizar".

Contenido Premium: 
0