Amigos del alma

Por: Yadira Roquebert Periodista -

En el transcurrir de los años la vida nos pone en diversas situaciones y lugares donde llegamos a conocer a personas que juegan un rol determinante, son entes con quienes aprendemos a luchar, a superar dolencias, a hacernos fuertes ante las adversidades y que sin darnos cuenta vamos fortaleciendo una amistad que nos lleva a amarnos como hermanos. Hace más de dos años mi vida sufrió un gran milagro, que me llevo como el águila a alejarme de mi familia para experimentar una renovación, todo se realizó en el tiempo perfecto de Dios. En ese periodo conocí personas de diversos caracteres, culturas, profesiones, status social, religiones, pero todos coincidíamos en contar con una gran esperanza, deseos de vivir y amor en nuestro creador. Allí aprendimos a valorar nuestra vida, a conocer cada parte de nuestro cuerpo y a alimentarnos bien. Conocimientos que ponemos en práctica para lograr una vida saludable y exhortar a otros a imitarnos, esa es una de nuestras misiones. Esa amistad que iniciamos durante nuestro tiempo de renovación se ha mantenido y periódicamente la fortalecemos mediante las redes sociales y reuniones donde compartimos nuestras vivencias y le agradecemos a Dios por la oportunidad de vida que nos brinda; y así mismo vamos sumando a otros que viven la renovación que nosotros hemos experimentado. Con este ejemplo de vida he querido compartir una experiencia que me ha llevado a valorar la verdadera amistad, aquella que une ante la adversidad, que goza con las buenas noticias y que agradece al Creador por su misericordia, pero que también sabe y reconoce que esa oportunidad de vida tiene un propósito que hay que cumplirlo. Este grado de amistad y amor por el prójimo es el que debe existir entre los hermanos, quienes están llamados sobre todo a honrar a padre y madre, este solo mandamiento es fundamental para unirlos en amor hacia sus padres y entre sí, pues amar no es solo un sentimiento es una condición perecedera que los une por el hecho de llevar la misma sangre. Espero que este mensaje sobre la amistad esté presente en cada residente de mi Panamá el país de las oportunidades, pues el vivir en una tierra de paz, solidaridad y de oportunidades, los llama a valorar las bendiciones que se reciben y a buscar sus amigos del alma, como los tengo yo!

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.