Ganando gracia con camándula ajena

Redacción

Ganando gracia con camándula ajena, es un viejo dicho. Esa frase retrata de cuerpo entero la conducta asumida por candidato opositor Juan Carlos Varela, quien trata ahora de pregonar que todas las obras buenas del actual gobierno fueron promovidas por él.

El pueblo panameño no es tonto y ve con asombro y disgusto como el candidato que ocupó un cargo gubernamental por 26 meses, pretende hacer creer que participó en las grandes obras y proyectos sociales que impulsa la actual administración.

Sin duda que el Metro de Panamá es una obra de todos y que se debe pagar con los impuestos de los panameños, pero pregonar que ese macroproyecto fue su iniciativa, constituye un insulto a la inteligencia de los ciudadanos.

El país entero sabe que el vicepresidente no tuvo ni arte ni parte en la construcción del Metro, que ahora se quiere atribuir. Hoy el Metro es una realidad y la realidad que fue por el empuje y empeño del mandatario Ricardo Martinelli.

No hay que olvidar que el vicepresidente se opuso en su oportunidad a la ampliación del Canal?, la cual hoy, superado los obstáculos con los contratistas, marcha firme a su feliz término. ¿Dirá ahora también que el tercer juego de esclusas fue iniciativa suya?

Lo cierto es que Varela, en su condición de vicepresidente, desde hace mucho rato no asiste a los Consejos de Gabinete, por lo que no puede atribuirse obras de un gobierno del cual no forma parte.