Block title
Block content
Block title
Block content

Programación

Por: Yadira Roquebert Periodista -

Si hay algo que disfrutan los panameños es el deporte, y esto se percibió el pasado sábado cuando Sertv transmitió el partido de básquetbol entre México y Panamá, en el que este último superó a los aztecas y logró el pase para disputar la medalla de oro del torneo internacional. Minutos después, llegó la transmisión desde Hermosillo, México, con las incidencias de la cartilla boxística en la que el panameño Luis Miguel "El Nica" Concepción realizaba un intento por hacerse del título de campeón mundial interino gallo de la AMB, logrando coronarse tras abandonar el campeón mexicano la pelea.

Los fanáticos pudieron disfrutar de una jornada deportiva, similar a las que ha difundido este medio estatal en el último año, en el que a los atletas nacionales se les brinda un espacio para que se aprecie su desempeño en diversas especialidades, lo que se traduce en el mejor reconocimiento para esas personas que con disciplina y dedicación se disponen a descollar en el deporte.

Pero hablemos de la pelea de "El Nica". Esta vez sí siguió instrucciones de su esquina, quiera Dios que haya comprendido que para alcanzar el éxito debe aprender a escuchar, y en su caso específico, debe seguir las instrucciones de sus preparadores. Con respecto al desarrollo del encuentro, considero que el árbitro permitió que se expusiera en demasía al boxeador mexicano, lo que coadyuvó al deterioro de su salud.

Cierto que se trataba del campeón del mundo y que se encontraba en su tierra, pero la preservación de la salud de los púgiles es prioridad y corresponde al árbitro llamar oportunamente al médico de turno para que evalúe al boxeador y recomiende si puede o no continuar el pleito. Pese al escenario que se logró ver en el desarrollo de esta pelea internacional, ¡buena por "El Nica"! y esperamos que este tercer título que logra alcanzar lo reciba con madurez y disciplina, y que le permita a todos los panameños de mi Panamá, el país de las oportunidades, disfrutarlo y que la alegría no sea efímera.

Tras el pleito, queda el mal sabor de la actuación del árbitro, que dejó una imagen poco agradable de lo que debe ser el boxeo como disciplina deportiva; sin embargo, permanece la satisfacción de vivir y disfrutar en la comodidad del hogar de la señal de eventos deportivos gracias a la iniciativa y proyección de comunicadores sociales comprometidos y el respaldo de patrocinadores que apuestan a la buena programación.

Block title
Block content
Block title
Block content