Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content

Así fue como capturaron a un puma que merodeaba en Nueva Libia

Los policías, en presencia de los funcionarios del Ministerio de Ambiente, procedieron a dispararle con un rifle con un dardo tranquilizante, y se lo llevaron.

El felino ahora está en un lugar alejado de los humanos.

Por: Carlos Rodríguez / Web -

La presencia de un puma alertó a los residentes de la comunidad de Tierra Prometida en Nueva Libia,  Panamá Norte, por lo que fue capturado y trasladado llevado a su hábitat por los efectivos de la Policía Ecológica, en coordinación con los funcionarios del Ministerio de Ambiente.

El felino se encontraba en un árbol de la citada comunidad, cuando residentes, atemorizados por el enorme felino, llamaron a la Policía,  al escuchar los rugidos. 

Los efectivos policiales  confirmaron la presencia del animal en peligro de extinción en el  sector rural.  Se coordinó la presencia de los especialistas, en este caso, los miembros de la Policía Ecológica, encargados de atender estos casos, y del Ministerio de Ambiente. 

Ya pasadas las horas de la madrugada de ayer domingo se ubicó al felino, asustado ante la presencia de perros, y de seres humanos, cegado por las luces tipo led que le apuntaban.

Los policías, en presencia de los funcionarios del Ministerio de Ambiente, procedieron a dispararle con un rifle con un dardo tranquilizante. Los especialistas de la Unidad de Biodiversidad del Ministerio de Ambiente  lo arroparon con una red y lo introdujeron en una caja. 

El puma estaba en buen estado de salud, por lo que se coordinó inmediatamente su traslado y liberación en el bosque del Parque Nacional Soberanía, operación que se realizó antes de que  saliera el sol. 

El felino, aún mareado por los efectos del sedante, experimentó la libertad al estar en medio de la selva. El puma  es solitario cuando se encuentra en su hábitat.  Es el cuarto felino más grande del mundo. Vive desde América del Norte y los Andes en América del Sur. En Panamá, la destrucción de la selva provoca que estos grandes gatos se acerquen a áreas rurales, donde cazan animales domésticos y son blanco de matanza por los pueblerinos.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content