Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

El silencio en moradores de Concepción impide la captura de homicidas (vídeo)

Los vecinos quienes piden justicia, tienen que callar por temor a represalias.

Por: Jorge Luis Barría/Web -

El temor de los moradores en Concepción, corregimiento de Juan Díaz, es “latiente”, el silencio en la comunidad es notable, nadie quiere hablar quizá por temor, otros por el dolor que los embarga tras la muerte de Eugenio Domínguez y su hijo del mismo nombre, asesinados el pasado lunes.

Han transcurrido cuatro días desde el terrible crimen y aún no hay detenidos. “Espero que capturen a esos desgraciados”, comentó un vecino cercano a la familia Domínguez, quien dijo no asimilar la pérdida de los dos hombres.

Publicidad

LEE TAMBIÉN: Homicidas de padre e hijo estarían siendo escondidos por vecinos en Juan Díaz

Una vez se dio el último adiós a ambos, padre e hijo, el minisúper Gelvia amaneció con un altar con flores, velas y un rosario gigante que colgaba de la pared.

A lo largo de la parte frontal del minisúper se pegaron pancartas con mensajes en rechazo a la violencia como:  “No quiero sentirme valiente cuando salga a la calle, quiero sentirme libre, #NoMásMuertos”, es uno de los tantos escritos.

LEE TAMBIÉN: ¡Desgraciados! matan a menor en medio del Mundial del Barrio

Los moradores, quienes  piden justicia y  a su vez callan por temor a que los homicidas, quienes  viven en el  área, atenten contra ellos. “Aquí no podemos decir nada por miedo, inclusive, hay personas que en vez de apoyar nos perjudican”, contó un  residente de Concepción.

“Geño”, como se le conocía a Eugenio (padre), era muy querido por todos, ya que tenía más de 40 años con el negocio y era el único comerciante que le daba “fiao” a las personas.

Se conoció que 15 días antes del crimen, a Eugenio y su ayudante los habían golpeado dos personas para robarle al momento que se disponían a cerrar el local, y según un testigo, no descarta que hayan sido los homicidas quienes los atacaron aquella vez.

El día del crimen dos de los cuatro delincuentes resultaron heridos, uno que fue cortado con un cuchillo por  “Geño” y el otro que se disparó en medio del forcejeo, para luego huir por una vereda cercana, siendo vistos por  los vecinos.

.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content