Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

Lo asesinó, se fue a una fiesta, lo descuartizó y lo ocultó en una nevera

La nevera se podía ver desde la calle principal de la barriada. Foto: Eric M.

Eric Ariel Montenegro Coclé

Una historia de violencia doméstica culminó atrozmente la noche del sábado, en la Barriada Alto de Llano Bonito en la provincia de Coclé, cuando una mujer identificada con las siglas F.I.G., asesinó y descuartizó a su pareja para luego ocultar las partes del cuerpo en una nevera.

Tras las primeras investigaciones, por parte del Ministerio Público (MP), se identificó a la víctima como Pablo Monroy Velázquez, de 22 años.

Publicidad

El macabro hecho fue descubierto a las 9:10 de la noche del sábado, a través de una llamada telefónica a un miembro de la Policía Nacional (PN) en la provincia de Coclé.

Los restos desmembrados de Pablo Monroy Velázquez fueron ubicados dentro de una nevera de color blanco, ubicada en el patio trasero de la casa número 48 de propiedad de la señora FIG.

La victimaria, quien se entregó voluntariamente a las autoridades, confesó con palabras frías haber asesinado a su pareja, luego de sostener una riña a golpes.

La mujer expresó que constantemente era víctima de maltrato físico por parte de su pareja, quien la golpeaba o halaba de los cabellos por cualquier motivo, por lo que esta vez decidió que era él o ella quien moriría.

FIG se había unido al ahora occiso, luego de separarse de su anterior pareja, con la cual había procreado tres hijos.

Durante las investigaciones se conoció que luego de asesinar a su pareja, la mujer salió a una fiesta con sus hijos; posteriormente al retornar a la casa, optó por realizar el descuartizamiento del cuerpo y ocultarlo en el artefacto doméstico. Se informó que el objetivo era deshacerse de los restos humanos quemándolos como madera.

El proceso de sacar el cadáver desmembrado de la nevera les tomó aproximadamente tres horas a los funcionarios del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (IMELCF), quienes trasladaron los restos a la morgue judicial.

Los vecinos de la pareja, bajo reserva, admitieron que frecuentemente la pareja tenía episodios de violencia doméstica, en donde la mujer siempre llevaba la peor parte.

La nevera utilizada para ocultar restos humanos se encontraba en desuso, a la intemperie, y recostada sobre la cerca de ciclón que divide la propiedad, quedó en tal sitio como mudo testigo del sangriento suceso que impactaría a una comunidad entera.

La ciudadana quedó a órdenes de los investigadores de la Sección de Homicidio / Femicidio del Ministerio Público, para ser procesada ante un juez de garantías en las próximas horas.

Se trata del segundo caso de homicidio y descuartizamiento que se registra en esta provincia desde el 2016, cuando fueron encontrados, dentro de una maleta, los restos del comerciante colombiano Víctor Manuel Crismatt Villamil.

Por este hecho purga una condena de 25 años, Víctor Crismatt, hijo del occiso y quien abandonó en un basurero ubicado en Playa Blanca, los restos de su padre, para luego viajar a Estados Unidos.

En el año 2005, también en el distrito de Aguadulce, un taxista fue degollado y desmembrado por desconocidos. Solamente se ubicó el cuerpo.

.

Block title
Block content
Block title
Block content
No dejes de leer
Block title
Block content
Block title