Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content

Volvieron a nacer en un taxi

Por: William Sala Crítica -

La velocidad y la intención de querer rebasar otro vehículo provocaron que dos taxis colisionaran la mañana del sábado en la vía Domingo Díaz, lo que dejó como resultado dos heridos.

El hecho se produjo exactamente frente a la entrada de la comunidad de Los Guayabitos, en Juan Díaz.

Carlos García, de 43 años, conductor del taxi tipo sedán, reconoció que volvió a nacer, luego de presenciar como los conductores de los carros, uno tras otro, maniobraban para no chocarlos y ocasionarles la muerte mientras se encontraban atrapados dentro del taxi.

García informó que viajaban de Pedregal hacia San Miguelito, en referencia al pasajer+++++o Próspero Ruiz, sobrino del pastor Manuel A. Ruiz, del templo apostólico Tabernáculo de la Fe, quien quedó lesionado.

Ambos conversaban de Dios en el momento del accidente, dijo el sobreviviente.

Muchas personas, pese a todos los milagros que a diario viven, todavía no quieren aceptar que existe Dios, que está vivo y pendiente de sus hijos.

"Jehová se mueve de una forma especial en la vida de los hombres, pero aún así la gente no quiere creer", detalló un pariente de la víctima.

Los jóvenes intercambiaban opiniones con respecto a los problemas que se dan en el seno de los hogares panameños y en ese preciso momento fueron colisionados por detrás por otro taxi.

Según García, tras el impacto, perdió el control del auto y colisionó contra la acera que separa los seis carriles, después se volcó.

El taxi quedó con las llantas hacia arriba y en los tres carriles en sentido contrario. Es decir, de San Miguelito hacia Pedregal.

"Dios metió su mano y nos salvó", agregó García, quien solo sentía malestar por el síndrome del latigazo en el cuello, en tanto que la situación de salud de Próspero es más delicada.

Testigos contaron que si un camión hubiese circulado en ese momento, tal vez los sobrevivientes no contarían la historia.

El accidente provocó un tranque descomunal, por lo que los funcionarios de la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre se apersonaron para regular el tráfico vehicular.

Además, el perito de la Dirección de Operaciones del Tránsito de la Policía Nacional se presentó para confeccionar el parte (informe), en el que cada conductor debió explicar su apreciación de lo que ocurrió y a la vez el agente de la Policía anotó su punto de vista, de acuerdo a su conocimiento y su formación.

En 30 días, los involucrados se verán las caras en audiencia celebrada en el Juzgado Municipal de Tránsito.

Block title
Block content
Block title
Block content